Riesgos Laborales asociados al uso de Maquinaria Agrícola y Ganadera.

RIESGOS ASOCIADOS A LA MAQUINARIA

ENGRANAJES.


Punto de engranaje: Zona en las que dos o más piezas entran en contacto, estando al menos una de ellas en movimiento (Figura 1).
Figura 1: Punto de Engranaje

Son frecuentes en los sistemas de transmisión de potencia: el motor genera el trabajo, y éste se transmite a los diferentes mecanismos a través de correas, ruedas dentadas y/o carretes.

El accidente que sucede con mayor frecuencia con este elemento es el atrapamiento de las extremidades superiores (mano y brazo) en el engranaje. Las actuaciones que con mayor frecuencia generan este tipo de accidentes son las siguientes:

  • ·         En la práctica totalidad de los casos existen partes móviles sin proteger. Bien por que la maquinaria carezca de protección, bien por que dichas protecciones se hayan retirado.
  • ·         Además de lo anterior, en ocasiones se procede a efectuar acciones de regulación o al accionamiento de mecanismos próximos a áreas sin protección con el consiguiente riesgo de atrapamiento con las partes móviles.
  • ·         Asimismo, es frecuente que se produzcan accidentes asociados a resbalones y caídas involuntarias sobre áreas sin protección, que provocan roces y atrapamientos de extremidades.
  • ·         Otra circunstancia habitual que causa accidentes por atrapamiento es efectuar labores de reparación y mantenimiento sobre mecanismos en movimiento. Con frecuencia, para facilitar la detección de defectos y averías se comete la imprudencia de manipular elementos de la maquinaria sin detener su funcionamiento.

PUNTO DE ARROLLAMIENTO.


Cualquier elemento mecánico que gira en torno a un eje.

Los ejes y los elementos rotatorios son los principales elementos mecánicos responsables de este tipo de accidentes.

Figura 2: Cardan con sus protecciones correspondientes.
El accidente que sucede con mayor frecuencia con este elemento es el asociado al enganche de algún elemento de la vestimenta del operario con el punto de arrollamiento.

Un simple hilo, un extremo de la ropa de trabajo como la pernera o la manga, o un desgarrón, son elementos capaces de engancharse con el elemento en movimiento

La ropa se enrolla rápidamente en torno al mecanismo que gira. Dada la resistencia de los tejidos empleados en la confección de la ropa, el operario no los puede romper o rasgar.

El operario puede ser arrastrado violentamente y terminar siendo atrapado por los órganos en movimiento, produciéndose amputaciones, lesiones graves e incluso la muerte.

Otro accidente que puede suceder con este elemento es el asociado al pelo largo. El cabello puede enrollarse en torno al mecanismo de giro y arrastrar consigo la cabeza del individuo, provocando desfiguraciones, lesiones graves e incluso la muerte.

Las situaciones asociadas a este tipo de accidentes son las siguientes:
  • Siempre que existe un órgano girando se puede provocar este tipo de accidente, por liso y homogéneo que aparentemente sea, y por despacio que gire.
  • Los ejes deteriorados por el uso, con la pintura picada, oxidados y sucios incrementan en gran medida el riesgo de arrollamiento.
  • Asi mismo, los extremos de los ejes que sobresalen de la carcasa, o los que carecen de la misma.
  • Y los elementos de accionamiento que por diseño deben desarrollar labores de giro, como los molinetes de la cosechadora, tanto en sus acciones de trabajo como de mantenimiento.

ARISTAS DE CORTE Y AREAS DE CIZALLAMIENTO.


Son áreas de intersección, de contacto y/o de proximidad entre elementos móviles que se mueven en la misma dirección y sentidos opuestos.

En ocasiones, se trata de áreas de contacto entre un elemento en movimiento y otras partes inmóviles.

Figura 3: Embolo de empacadora de media presión.
Ejemplos: barra de siega de la cosechadora, barras de corte de las segadoras lineales, cuchillas de los tambores de las segadoras rotativas, émbolos de las empacadoras de media presión.

Al hablar de las situaciones de riesgo asociadas a este tipo de accidentes es preciso distinguir entre tres grandes grupos de elementos de cizallamiento:

A.    Elementos construidos para efectuar una acción cortante:

     Por ejemplo, la barra de corte de una prepodadora. Por su diseño son sistemas muy agresivos, dado que están construidos para desarrollar elevadas cargas de trabajo. Por lo tanto, su acción es muy violenta e indiscriminada, cortando todo elemento que aparezca en su área de trabajo.
    1. La mayoría de los accidentes de este tipo se producen sobre personas que, accidentalmente, se colocan en el área de trabajo de la máquina: delante del corte de la cosechadora, en el frente de la prepodadora, etc.
    2. Generan siempre accidentes cortantes de diferente intensidad, básicamente sobre extremidades. En los casos en que son seccionadas arterias o venas principales pueden provocar la muerte del accidentado.
    3. La mayoría de los accidentes son provocados por un manejo inadecuado de la maquina en cuestión y suelen ocurrirle a personas que, sin manejar personalmente la herramienta, se hallaban en el área de trabajo.
B.    Elementos constituidos para realizar una acción de trituración:


Figura 4: Zona de alimentación de un tornillo sin fin.
     Son elementos no diseñados para efectuar labores de corte pero que debido a su energía cinética pueden generar acciones combinadas de atrapamiento, trituración y cizallamiento. Siempre se definen por una parte en movimiento que hace de arista de corte y una carcasa que comprime contra dicho elemento de corte.
     Las aristas de los tornillos sin fin y los cilindros de accionamiento de las cintas transportadoras son fuente frecuente de accidentes graves de corte y trituración sobre extremidades.

AREAS DE APLASTAMIENTO.


Áreas de contacto entre dos elementos en movimiento o uno en movimiento y otro parado, en el que el objeto en movimiento se caracteriza por ser macizo y poseer una inercia significativa.

A diferencia del corte, la velocidad del objeto en movimiento puede ser moderada, pero no así su masa, lo que provoca que la acción de compresión genere los daños, en vez de la de incisión que caracteriza el corte.

Situaciones características de riesgo de aplastamiento:
  • Posicionamiento de operarios bajo apilamientos de pacas y pacones.
  • Posicionamiento de operarios bajo objetos suspendidos: carga de madera sobre la caja de un camión forestal.
  • Acciones de acoplamiento y desenganche de aperos.
  • Operaciones de mantenimiento bajo aperos insuficientemente sujetos.
  • Manipulaciones bajo cajas basculantes en posición elevada.
Figura 5: Riesgo de aplastamiento por caída de pacas de paja de cereal.

PUNTOS DE ARRASTRE.


Se definen como puntos de arrastre a aquellas partes de la maquinaria agrícola que por la función que desarrollan están diseñadas para trasladar el producto hacia otras partes internas de la máquina.
Figura 6: Riesgo asociado a puntos de arrastre de una cosechadora de cereal.

Los accidentes asociados a puntos de arrastre tienen como elemento característico que la máquina está en funcionamiento, y la persona que sufre el accidente se encuentra  en una zona que, por diseño, no debería ser accesible.

Un elemento asociado a este tipo de accidentes es la creencia por parte del operario que el no detener la maquinaria va a simplificar o facilitar la resolución del problema, y la idea equivocada de que le va a dar tiempo.

Situaciones típicas de riesgo que han generado accidentes:

  • Cosechadoras con el molinete embozado por malas hierbas (la lapa es un caso típico). El conductor se baja de la cosechadora a desembozarla pero sin detener el movimiento de giro del molinete.
  • Introducción de elementos extraños en el pickup de la empacadora. Se intenta extraerlos sin la detención completa de los mecanismos de la empacadora.
  • Manipulaciones en el mecanismo de atado de la empacadora sin su detención previa. Atrapamiento de las extremidades por el mecanismo de enhebrado.
  • Atascamientos en tolvas de entrada y molinos. Se presiona el producto sin detener la maquinaria, y un súbito desatascamiento provoca el atrapamiento de la extremidad.
  • Alimentación manual a cosechadoras: enganche a los arrastradores o al peine de las mismas.
  • La máquina funciona normalmente, pero se advierte algún elemento extraño en el mecanismo de alimentación. Se intenta retirarlo sin detener la maquinaria.
  • Se intenta retirar un elemento de una máquina antes de que ésta finalice su ciclo de trabajo. P. ej.: ensacadora.
Figura 7: Riesgo asociado al punto de arrastre de una empacadora

ELEMENTOS CON INERCIA.


Se considera como elemento con inercia a todo aquel elemento que tras su desconexión sigue en movimiento durante un determinado periodo de tiempo.

Los más conocidos son los volantes de inercia. Se caracterizan por su peso, considerable en relación al conjunto del mecanismo del que forman parte. Ello es debido a que la finalidad de estos componentes mecánicos es la de actuar como elementos de regulación que permitan evitar discontinuidades e irregularidades en el ciclo de trabajo.

Como cualquier elemento en movimiento dentro de la maquina agrícola, puede generar cualquiera de los accidentes previamente definidos. Sin embargo, en este caso se corre un riesgo añadido porque el operario puede suponer que cuando apaga la maquinaria todos sus elementos se detienen cuando no es cierto. La mayoria de los accidentes debidos a este tipo de elementos con inercia se producen como consecuencia de esta suposición, pillando al operario completamente desprevenido.

Las herramientas agrícolas en las que los elementos de inercia son parte fundamental son las siguientes:

  • Segadoras-desgranadoras: batidores.
  • Ensiladoras: tambores.
  • Segadoras giratorias: platos y tambores.
  • Empacadoras volantes: volantes y émbolos.
  • Desbrozadoras tractoimpulsadas: martillos y discos.
Existen dos situaciones en las que los elementos de inercia son especialmente peligrosos:

  1. Interrupciones súbitas en el trabajo. El agricultor para la máquina y va a comprobar qué ha sucedido, sin tener en cuenta que existe parte de los mecanismos aún en movimiento.
  2. Comprobaciones sobre máquina parada. Parte de los elementos de inercia pueden hallarse en situación de equilibrio inestable. La más mínima presión o empuje puede provocar su cambio a la posición de equilibrio estable, con el consiguiente accionamiento de los elementos solidarios y la posibilidad de provocar un accidente.

TOMA DE FUERZA O CARDAN.


La toma de fuerza es un mecanismo por medio del cual se transmite el movimiento del motor a otros aparatos. La totalidad de los tractores agrícolas poseen al menos una, y los de mayor potencia pueden poseer dos, delantera y trasera.

El accionamiento de la toma de fuerza es independiente en todos los tractores nuevos del mercado, pero siguen existiendo muchos tractores en los que el accionamiento depende del eje primario de la caja de cambios, por lo que al accionar el embrague, se desconecta la toma de fuerza.

La toma de fuerza depende del régimen de giro del motor, por lo que variaciones de régimen de éste producen variaciones de régimen y velocidad de la toma de fuerza. Hoy en día, con el control de crucero de la transmisión dicho problema se ha solventado, consiguiendo en el apero un régimen de giro constante.

Existen dos regímenes de giro estandarizados mundialmente como velocidades de la toma de fuerza de los tractores agrícolas: 540 r.p.m. y 1.000 r.p.m. Para distinguirlos, el eje de la toma de fuerza posee distinto diámetro y número de estrías, del siguiente modo:

540 r.p.m.
6 estrías
350 mm
1.000 r.p.m.
 21 estrías
400 mm

Aunque aún es posible observar modelos con dos tomas de fuerza, en todos los tractores modernos existe un único eje y el cambio entre regímenes de giro se efectúa con un mando de la cabina (o con un mando a distancia en el guardabarros), siendo preciso modificar el cabezal del eje en función del régimen de giro exigido por el apero. Sin embargo, las tomas de fuerza delanteras están estandarizadas a 1.000 r.p.m., dado que van a mover aperos con menores requerimientos de potencia.

Para transmitir el movimiento del motor hasta el apero se emplea el eje cardan, un eje de transmisión diseñado para desarrollar efectivamente su labor pese a las irregularidades y desequilibrios existentes entre el apero y la toma de fuerza en un vehículo que se va desplazando sobre terreno irregular. Aunque se denominan eje cardan, son las juntas de conexión situadas a ambos extremos del eje las que reciben con propiedad dicho apelativo, que se ha extendido al conjunto del sistema de transmisión.

El cardan se caracteriza por efectuar una eficaz transmisión del movimiento pese a que toma y acople se hallen en planos diferentes, siempre que no se superen determinadas tolerancias mecánicas.

Desde el punto de vista de la seguridad, es preciso recordar que se trata de un eje que gira, a 540 ó 1.000 r.p.m. sobre un espacio vano. Por ello, se ha dotado al conjunto de una serie de protecciones indispensables, que son las siguientes:

  1. Escudo de la Toma de Fuerza: Cumple una doble función: protege la toma de fuerza y evita que alguien acceda involuntariamente a ella.
  2. Protección fija del eje cardánico: Evita el acceso al eje cardan. Es un eje telescópico que lo envuelve, pero a diferencia de éste, la protección no gira. En su extremo se prolonga en sendos pliegues de protección. Uno se inserta entre el escudo de la toma de fuerza y la propia toma. El otro en el extremo opuesto.
  3. Escudo de acople al apero: Impide el alcance de la conexión entre eje cardan y apero. Con frecuencia se carece del mismo, desarrollando el segundo pliegue del eje dicha labor.

Riesgos asociados al área de trabajo.


PROYECCIONES.


Hace referencia al lanzamiento de partes sólidas por parte de las máquinas en movimiento. Son elementos que salen proyectados a elevada velocidad por contacto accidental con una parte en movimiento.

En general, son máquinas provistas de elementos rotatorios girando a gran velocidad que al ponerse en contacto con elementos externos pueden generar un accidente. La velocidad que les transmite el elemento móvil hace que se comporten como si fuesen un proyectil.

Los accidentes agrícolas más frecuentes asociados a proyecciones son los siguientes:


  •  En segadoras rotativas que se encuentran provistas de varios tambores provistos de cuchillas que al girar cortan el forraje. Si en su movimiento de giro chocan con elementos accesorios como piedras, éstos salen despedidos a gran velocidad. Para evitar las proyecciones existe una carcasa que envuelve el dispositivo de corte que debe tener un diseño y mantenimiento adecuado. Cuando la protección falla, pueden aparecer proyecciones que provocan accidentes graves o, incluso, mortales. 
  •  Las desbrozadoras de martillos son elementos especialmente peligrosos en cuanto a la proyección de particulas a alta velocidad. Cuando se utilizan en tareas de desbroce en áreas forestales, irregulares y pedregosas, y debido a su potencia pueden proyectar particulas de un tamaño considerable.
  •  Desbrozadoras sobre brazos hidráulicos.
  • Las trituradoras de paja acopladas a tractores
  •  Las picadoras de paja acopladas a cosechadoras pueden lanzar granos de cereal, de escaso riesgo salvo en el caso de impacto con el globo ocular.
  • Las cortadoras de césped, que pese a su escasa potencia y reducidas dimensiones pueden ocasionar lesiones muy graves por proyecciones y corte.

RESBALONES Y CAÍDAS.


Son accidentes frecuentes y sencillos de evitar. Si se producen con frecuencia, pueden ser el preludio de accidentes graves. Cabe distinguir cuatro grandes grupos:

  • Los que se sufren al subir o bajar de los tractores y maquinaria.
  • Los que se padecen sobre superficies de los lugares habituales de trabajo.
  • Los que se padecen cuando se desarrollan trabajos en lugares de tránsito inhabitual efectuando reparaciones y labores de mantenimiento.
  • Los que pueden hacer acto de presencia trabajando al aire libre.
La principal estrategia para prevenir estos accidentes pasa por una rutina de Orden y Limpieza en el area de trabajo para evitar la acumulación de obstáculos en las zonas de paso y la acumulación de residuos resbaladizos (aceites, barro, ...) en escaleras, accesos y zonas de paso.

SOBREESFUERZOS.


El trabajo físico ha sido una señal característica de las labores del campo. Con la mecanización se ha logrado disminuir de manera significativa el trabajo físico, pero determinadas labores siguen exigiendo un intenso nivel de trabajo físico, o prolongadas jornadas de trabajo en posturas inadecuadas. Cabe así citar:

  • Trabajos hortícolas.
  • Trabajos de descarga, apilamiento y almacenamiento de productos envasados o ensacados.
  • Trabajos forestales.
  • Despedregado manual.
  • Vendimia manual.
  • Recolección manual de aceitunas.
Los accidentes agrícolas más frecuentes asociados a sobreesfuerzos son los siguientes:

  • Dislocaciones y subluxaciones
  • Lesiones internas
  • Esguinces y torceduras
  • Lesiones múltiples
  • Conmociones y lesiones internas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Lucuma (Pouteria lucuma)