Conservación y Mantenimiento de instalaciones

DESCRIPCIÓN DE LAS DIFERENTES ESTRATEGIAS DE CONSERVACIÓN Y MANTENIMIENTO DE INSTALACIONES ASOCIADAS A LA RECARGA ARTIFICIAL DE ACUÍFEROS.

Control de la Colmatación  conservación de instalaciones  instalaciones de gestión de la recarga 


Aunque el mayor problema que presentan las instalaciones de recarga artificial de acuíferos es la colmatación de las infraestructuras destinadas a la infiltración de agua hacia el acuífero, cuando se tiene en cuenta la amplia dispersión de las infraestructuras en el ámbito de la cuenca hidrográfica, la conservación y el mantenimiento periódico se convierten en elementos clave para el funcionamiento del sistema. El deterioro de las instalaciones puede deberse a diferentes causas:


1)    Procesos físicos: El agua que fluye por el cauce, artificial o natural, cargada de sólidos en suspensión, erosiona tanto el fondo como las riberas del cauce, con lo que puede provocar variaciones en el trazado del propio cauce. En las instalaciones en las que no fluye el agua, como en el caso de los estanques de infiltración, pueden producirse fenómenos de oleaje del propio agua retenida en la instalación o la erosión eólica de los laterales o del propio fondo cuando se infiltra completamente el agua en los periodos de estiaje.

2)    Procesos biológicos: El paso del ganado doméstico o de animales silvestres por las instalaciones, tanto en las que fluye el agua como en las que el agua se encuentra retenida, puede provocar deterioros importantes. La presencia de líquenes u otros organismos que viven sobre las rocas, el mortero o el hormigón, también pueden provocar deterioros aunque en un plazo bastante amplio de tiempo. Finalmente, la contaminación de las aguas a infiltrar por un crecimiento o proliferación descontrolada de microorganismos, afecta a la calidad de las aguas a infiltrar y puede, en algunos casos, provocar una pérdida de la calidad general del agua del acuífero que la hace inútil para algunos usos.
3)    Procesos químicos: Debidos a todo tipo de procesos químicos que puedan ocasionar un cambio en las propiedades de los materiales empapados de manera continua o discontinua con el agua de infiltración. Las consecuencias de estos cambios químicos pueden ir desde una mayor permeabilidad que facilita la infiltración a una menor permeabilidad que dificulta la infiltración, pasando por la pérdida de sales o nutrientes minerales del suelo que se desplazan hacia el acuífero y que, en ocasiones, pueden llegar a contaminarlo y deteriorar su calidad.

De acuerdo a lo anterior, el deterioro de las instalaciones de recarga artificial de acuíferos va más allá del deterioro de las infraestructuras que se han construido para este fin. Además, también es importante evitar el deterioro de la calidad del agua contenida en el acuífero como consecuencia del aporte de agua de infiltración. Los estudios geológicos y de la estructura del suelo van a ser un aspecto clave para mejorar la conservación de las infraestructuras y la calidad del agua almacenada en el acuífero.

Para una buena conservación y mantenimiento de las infraestructuras para la recarga de acuíferos nada mejor que una buena elección de los materiales y ubicaciones de las diferentes instalaciones. En general, hay que recurrir a materiales que se puedan obtener localmente (piedras, maderas, etc) o que se puedan elaborar próximos a la ubicación de las instalaciones. Sin embargo, en cada caso habrá que seleccionar los materiales que más garantías puedan dar en cuanto a conservación en el tiempo y bajo mantenimiento.
Conservación y Mantenimiento de instalaciones: Salto de protección contra la erosión en dos niveles de canal de infiltración

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Lucuma (Pouteria lucuma)