Berenjena (Solanum Melongea L.)

NOMBRE COMÚN O VULGAR

Berenjena (español); Eggplant (ingles); Aubergine (Frances); Aubergine (Aleman); Melanzana (italiano); Belingela (Portugues)

ORIGEN

Se trata de un cultivo muy antiguo del que existen documentos antiguos que sitúan su origen en el sudeste asiático.

Desde la India, el cultivo de la berenjena fue llevado por comerciantes árabes hacia el norte de África y más adelante, en la Edad Media, su cultivo pasó a Europa a través de la España musulmana. Los españoles introdujeron este cultivo por América. 

FAMILIA BOTÁNICA

Solanáceas.

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Sistema radicular pivotante y profundo, con numerosas raíces adventicias.

Planta de porte variable de tallo erecto y semileñoso, que puede alcanzar una altura de hasta 1,25 m al aire libre y 1,80 m bajo umbráculo.

El fruto puede tener distintas formas: alargada, globosa, en forma de pera y ovoide; y de color morado más o menos oscuro, violeta, verde, blanco o jaspeado.

ECOLOGÍA

Clima

Las altas temperaturas y baja humedad relativa provocan una excesiva transpiración que puede provocar caída de flores y frutos recién cuajados. 
Una humedad relativa muy elevada favorece el desarrollo de enfermedades que se transmiten por el área, principalmente de origen fúngico, y dificulta la fecundación.
Se trata de una planta muy exigente en cuanto a luminosidad, tanto en lo que se refiere a la fase de desarrollo vegetativo como a las fases de floración y cuajado de frutos. Cuando la luminosidad es escasa, la coloración intensa y brillante del fruto se ve afectada, adquiriendo los frutos un color blanco-violeta.

Suelo

Los suelos más adecuados para el cultivo de la berenjena son los areno-arcillosos, profundos, ricos en nutrientes y que tengan poca tendencia al encharcamiento.
A pesar de lo anterior, soporta mejor los terrenos arcillosos que otros cultivos que se plantan al aire libre, aproximadamente, en las mismas fechas como puede ser el tomate o el pimiento.
Es menos resistente a la salinidad que el pimiento, sobre todo en los primeros estadios de su desarrollo.
El pH óptimo para el cultivo esta entre 6 y 7. En suelos arenosos es posible cultivar berenjenas con pH que oscilan entre 7 y 8,5.

TÉCNICAS DE CULTIVO.

Labores preparatorias

Se realiza una labor de vertedera o subsolador, frecuentemente con aportación al mismo tiempo de la fertilización de fondo.
Antes de realizar el asurcado del terreno se dan varios pases de grada para desmenuzar el terreno. Es muy recomendable aplicar algún tipo de insecticida de suelo al realizar esta labor.

Abonado.

El sistema de riego que mejor realiza la aportación de nutrientes es el riego por goteo (fertirrigación). Además, este sistema de riego aporta otras ventajas a la hora de controlar la propagación de algunas plagas y enfermedades que se propagan con el agua de riego o que se ven favorecidas por altas humedades relativas de sistemas de riego por aspersión frecuentes.

Las aportaciones excesivas de Nitrógeno pueden provocar un ahilado de las plantas por lo que se recomienda un fraccionamiento de las dosis.

La fracciones de nitrógeno que se aporten en cobertera deben hacerse a partir de la fase de floración en 2 o 3 aportes.

El potasio puede fraccionarse de la misma manera que el nitrógeno.
Es una planta sensible a la carencia de magnesio en todas sus fases de desarrollo por lo que es conveniente comprobar su disponibilidad en el suelo y realizar las aportaciones que sean necesarias.

Siembra y plantación.

La siembra suele hacerse en semilleros de bandejas de alveolos y no es frecuente que se haga siembra directa.

El transplante se realiza a los 50-60 días después de la siembra, cuando la planta tiene de 6 a 10 hojas verdaderas y unos 12 a 15 cm de altura.

La densidad de plantación, oscila entre las 10.000 plantas/ha al aire libre y 15.000 plantas/ha bajo protección (bajo malla de sombreo o invernadero). El marco de plantación depende de la variedad cultivada y del sistema de cultivo (aire libre o protegido).

Operaciones de cultivo.

Deshojado

Se recomienda eliminar las hojas que se insertan por debajo de la “cruz” y las hojas senescentes, para facilitar la aireación de las plantas y mejorar el color de los frutos.

Podas

Es una operación que se suele llevar a cabo cuando las plantas empiezan a ramificar. Se eliminan todas las ramas excepto 4 o 5 y todos los brotes que se encuentran por debajo de la primera bifurcación.

Tutorado 

El entutorado es una operación necesaria para evitar que las plantas se tumben o que se rompan los tallos como consecuencia del peso de los frutos.

Aclareo de frutos

La operación de aclareo de frutos solo se realiza cuando aparecen frutos que cuajan en la “cruz” de la planta, eliminándolos de este lugar para evitar un retraso en el crecimiento y la perdida de vigor vegetativo.

Escarda

Es un cultivo muy sensible a la competencia de otras hierbas, sobre todo en sus primeras fases de cultivo. La escarda puede hacerse de forma manual o química. 
Actualmente se tiende a utilizar acolchados de plástico negro para reducir los costes por esta partida, si bien es muy recomendable que sea biodegradable para que no queden residuos que puedan afectar a los siguientes cultivos.

Riegos

El sistema de riego mas adecuado para este cultivo es el riego por goteo, seguido del riego por aspersión
Puesto que se trata de un cultivo que se transplanta al terreno desde un semillero, se sigue la siguiente secuencia de riegos:
Unos 3 o 4 días antes de realizar la plantación se da un riego abundante.
Una vez que la planta se ha asentado, es decir, ya se encuentra instalada en el terreno y en crecimiento, es conveniente reducir paulatinamente el riego para evitar un desarrollo vegetativo excesivo que puede perjudicar el cuajado de los frutos.
Las máximas necesidades hídricas del culitvo aparecen en la fase de engrosamiento de los frutos.
Es necesario evitar que el suelo tenga un exceso de humedada para evitar la caída de las flores de la primera floración.

Recolección

La recolección puede iniciarse a los 100-125 días desde la fecha de transplante y se prolonga entre dos y cuatro meses, dependiendo de las condiciones ambientales y de la variedad cultivada.

El fruto de la berenjena se recolecta cuando ha alcanzado un desarrollo que va de 2/3 a 3/4 de su tamaño máximo, estado en el que presenta semillas inmaduras, pulpa de color uniforme y superficie brillante.
La recolección se realiza manualmente y de forma periódica cada 3 o 4 días.
Se recolecta con mucho cuidado para evitar golpes que puedan depreciar el fruto, con tijeras o cuchillo afilado y dejando 2-3 cm de pedúnculo.
Los frutos recolectados se colocan en bolsas de plástico para evitar que rocen con los envases y evitar que se produzcan desequilibrios hídricos durante el transporte o quemaduras por la acción de los rayos solares.
El rendimiento de berenjena en cultivo al aire libre es de 30 t/Ha y de 50 a 200 t/Ha con cultivares híbridos bajo sistemas protegidos.

PLAGAS.

Mosca blanca (Bemisia tabaci)

La berenjena es una planta muy atractiva para la mosca blanca.
Los daños directos (amarilleamientos y debilitamiento de las plantas) son ocasionados por larvas y adultos que absorben la savia de las hojas. 
Los daños indirectos se deben a la proliferación de negrilla sobre la melaza producida por el insecto que dificulta el normal desarrollo de las plantas y deprecia los frutos.
La mosca blanca es también vector de transmisión de algunas virosis.

Trips (Frankliniela occidentalis)

Los daños se producen sobre todo en el envés de las hojas, ocasionados tanto por larvas como por adultos.
Los órganos afectados por el ataque de esta plaga adquieren un aspecto plateado que luego se necrosa. En los frutos estos síntomas se hacen muy evidentes.
Esta plaga puede transmitir el virus del bronceado del tomate (TSWV), incrementando los daños ocasionados al cultivo.

Araña roja (Tetranychus urticae)

Principalmente se desarrolla en el envés de las hojas en las que causa decoloración, punteaduras o manchas amarillentas. Estos síntomas pueden verse también a través del envés.
Las temperaturas elevadas y la escasa humedad relativa favorecen el desarrollo y propagación de la plaga.
Dada la prolificidad de la plaga y su fácil dispersión a través del cultivo, se recomienda actuar con productos para el control de los ácaros desde el mismo momento en que se observen los primeros síntomas del ataque. 

Pulgón (Aphis fabae, Nomyzus circunflexus, Myzus persicae)

Los pulgones forman colonias en diferentes plantas y se distribuyen en focos localizados desde los que se dispersan en sucesivas generaciones. 
El tratamiento contra el pulgón sebe realizarse en cuanto se detecten los primeros síntomas para reducir todo lo posible los daños ocasionados. 
Los pulgones son una plaga que puede ocasionar graves problemas fitosanitarios al cultivo ya que también son un agente transmisor de diversos virus.

Nematodos

Producen abultamientos en las raíces que impiden la absorción de agua y nutrientes, induciendo marchitez y enanismo en las plantas. 
Se transmiten fácilmente en el agua de riego, el calzado, los aperos, etc. 
Como medida cultural de control de la plaga es muy recomendable introducir el cultivo dentro de una rotación planificada de cultivos.
Los nematodos pueden favorecer la aparición de verticilosis.

ENFERMEDADES.

Botritis (Botrytis Cinerea)

Es una enfermedad que suele aparecer en los años húmedos. 
Cuando la enfermedad se encuentra ya en el cultivo hay que actuar con diligencia para retirar cualquier órgano de la planta que presente síntomas de pudrición y evitar la propagación de la infección.
La enfermedad se propaga rápidamente si no se controla y puede provocar perdidas importantes de cosecha.

Alternaria (Alternaria solani)

Se caracteriza por la aparición de manchas redondeadas de color pardo en tallos y hojas que en fases posteriores se vuelven negras, necróticas y de aspecto apergaminado. Las manchas de mayor tamaño presentan bordes necróticos de color amarillo.

Oidio o “ceniza” (Sphaeroteca sp.)

En las hojas de la planta aparecen unas manchas amarillas en el haz que se necrosan en el centro, apareciendo un fieltro blanquecino por el envés.
Su desarrollo se ve favorecido por temperaturas que oscilan entre los 10 y los 35º C (óptimo 26º C) y humedad relativa de, aproximadamente, el 70%.

Cercospora (Cercospora melongenae)

Se producen manchas en las hojas de forma redondeada, cloróticas, que alcanzan hasta 10 cm de diámetro, y que acaban por tomar un color pardo.

Verticilosis (Verticilium albo-atrum)

Se caracteriza por el marchitamiento de las hojas, que se cubren de manchas blanquecinas o amarillentas, las cuales se necrosan después en el centro.
Una vez que aparece sobre el terreno resulta difícil su control. La mejor estrategia para evitar el progreso de la enfermedad es el uso de variedades resistentes y la desinfección del terreno con técnicas como la solarización.

FISIOPATIAS.

Asfixia radicular

Produce la muerte de las plantas a causa de un exceso generalizado de humedad en el suelo, manifestándose por una pudrición de toda la parte inferior de la planta.

Quemaduras de sol

Manchas por desecación en frutos, como consecuencia de su exposición directa a fuertes insolaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Lucuma (Pouteria lucuma)