Pimiento (Capsicum annum L.).

NOMBRE COMÚN O VULGAR

Pimiento (español); bell pepper, chili pepper (ingles); poivron, piment (frances); paprika (aleman); pepperoni, pepperoncini (italia); pimento, pimentão (portugues).

ORIGEN

Los pimientos son nativos de México, América central y norte de Sudamérica. Fueron traídos desde América por los españoles y desde España su cultivo se ha extendido por casi todo el mundo.


FAMILIA BOTÁNICA

Solanáceas

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Presenta un sistema radicular pivotante y profundo, con numerosas raíces adventicias.

Planta de crecimiento limitado y erecto que a partir de cierta altura (“cruz”) comienza a emitir ramificaciones de forma dicotómica y continuada hasta el final de su ciclo. 

Porte variable entre 0,5 m (variedades al aire libre) y más de 2 m (híbridos cultivados en invernadero y entutorados)

Polinización autógama, aunque puede presentar un porcentaje de polinización alógama que no supera el 10%.

Fruto de tamaño forma, sabor y color variable (verde, rojo, amarillo, naranja, violeta o blanco), según variedades.

ECOLOGÍA

Clima

Las altas temperaturas y baja humedad relativa provocan excesiva transpiración que puede ocasionar la caída de flores y frutos recién cuajados, la humedad relativa muy elevada favorece el desarrollo de enfermedades aéreas y dificultan la fecundación.

Planta muy exigente en luminosidad, sobre todo en los primeros estados de desarrollo y durante la floración

Suelo

Es un cultivo al que le gustan los suelos profundos, franco-arenosos y ricos en materia orgánica 

pH óptimo: 6.5-7.

Presenta una tolerancia moderada a la salinidad tanto del suelo como del agua de riego, aunque en menor medida que el tomate.

TÉCNICAS DE CULTIVO.

Labores preparatorias

Se realiza una labor de vertedera o subsolador, siendo frecuente la aportación simultanea de la fertilización de fondo, fundamentalmente materia orgánica ((30-40 t de estiércol/ha)
Se realizan varios pases de grada para un desmenuzado y afinado del terreno antes de realizar surcos

Es un cultivo muy sensible al ataque de plagas del suelo (nematodos, gusano de alambre, …), siendo conveniente aplicar algún tratamiento de prevención o control sobre el suelo.


Abonado.

La fertirrigación o fertilización mediante riego por goteo es la forma más recomendable para aportar nutrientes a la planta.

Las dosis de fertilizantes variaran en función del abonado de fondo y de la fase crecimiento de la planta, así como del tipo de suelo, clima, calidad del agua de riego, etc.

El pimiento es una planta que requiere bastante nitrógeno durante las primeras fases del cultivo. Esta demanda se reduce tras la recolección de los primeros frutos verdes y se debe ser cuidadoso con la dosis porque un exceso de nitrógeno puede retrasar la maduración de los frutos.

Las máximas necesidades de fósforo coinciden con la aparición de las primeras flores y con el período de maduración de las semillas.

El consumo de potasio aumenta progresivamente hasta la floración y después se estabiliza; y es determinante en la precocidad, coloración y calidad de los frutos del pimiento.

El pimiento también requiere la aplicación de magnesio. La absorción de este aumenta durante la maduración de los frutos. De forma similar ocurre con el calcio.

Siembra y plantación.

La siembra suele hacerse en semilleros de bandejas de alvéolos.
El transplante al terreno se hace a los 45-55 días después de la siembra, cuando la planta tiene de 6-10 hojas verdaderas y unos 15-18 cm de altura.
La densidad de plantación al aire libre varia entre 25.000-30.000 plantas/ha y en, umbráculo oscila alrededor de las 15.000 plantas/ha. 
El marco de plantación es función del porte de la planta, que a su vez depende de la variedad comercial cultivada. 
El marco más frecuente es de 1m entre líneas y de 33- 40 cm entre plantas al aire libre, mientras que bajo umbráculo es de 1,60 m entre líneas y de 40 cm entre plantas.
El transplante al aire libre se debe realizar bien entrada la primavera, por la sensibilidad al frío del pimiento.

Operaciones de cultivo.

Aporcado

Esta operación se realiza para que el agua de riego no moje la base del tallo, sobre todo cuando el riego es por inundación. Evitar que el agua de riego moje la base del tallo ayuda a prevenir el ataque del hongo Phytophthora que puede ocasionar grandes daños.
Se recomienda dejar junto al surco de plantación un pequeño valle por el que realizar los dos primeros riegos y que posteriormente servirá para cubrir con tierra la parte inferior del tallo de la planta con el fin de reforzar su base y favorecer el desarrollo radicular.









Deshojado

En algunos casos, sobre todo cuando se cultiva el pimiento en umbráculo o invernadero, es muy recomendable quitar las hojas situadas que se encuentren por debajo de la “cruz” así como las hojas senescentes para facilitar la aireación, reducir la incidencia de enfermedades fúngicas y mejorar el color de los frutos.

Podas

Cuando las plantas ramifican, se realiza una pequeña poda en la se dejan 2 ó 3 ramas principales. También se eliminan los brotes inferiores a la primera bifurcación.

Entutorado

Dada la gran variedad de alturas (0,5-2,0 m) que pueden presentar las diferentes variedades de tomate, se suele realizar una operación de entutorado en aquellas variedades que puedan presentar riesgos de tumbado o de rotura de tallos como consecuencia del peso de los frutos.

Aclareo de frutos

A veces es recomendable eliminar los frutos que cuajen en la cruz de la planta, si esta se desarrolla con poco vigor, ya que pueden retrasar su desarrollo.

Escardas

Es muy importante mantener el cultivo libre de malas hierbas sobre todo en las primeras fases. Las escardas pueden hacerse de forma manual o química.

Riegos

La cantidad de agua de riego depende del clima y tipo de suelo. En general deben ser moderados y constantes en todas las fases del cultivo. El riego por goteo es el más adecuado.

El proceso de riego es el siguiente:

  • 3-4 días antes de realizar la plantación se dará un riego abundante.
  • Tras el asentamiento de la planta es conveniente reducir el riego, con el fin de potenciar el crecimiento del sistema radicular. El consumo medio de agua del pimiento es de 2,5 a 3,5 l/m2 día.

Un exceso de agua durante la primera floración puede provocar la caída de las flores.

Recolección

La época y periodo de recolección dependerá del destino final dé la producción, recolectándose en verde antes de la madurez fisiológica del fruto, o en rojo o amarillo según interese.
La recolección de frutos verdes se inicia a los 60-70 días del transplante y se prolonga durante 2-4 meses, según las condiciones ambientales y el tipo de variedad. Los frutos en rojo o amarillo, se cosechan a partir de los 80-100 días, durante 2-3 meses.
La recolección se efectúa de forma manual y periódicamente cada 7-12 días. Debe hacerse cuidadosamente, cortando con tijeras por encima del fruto y dejar un poco de pedúnculo.
El fruto también debe ser tratado con cuidado en los envases de campo para evitar magulladuras y heridas que pueden depreciar su valor comercial.
Los rendimientos de pimiento en cultivo al aire libre pueden variar entre 20-40 t/ha, en umbráculo de 40-60 t/ha, y en invernadero entre 80-100 t/ha.


PLAGAS.

Orugas (Spodoptera exigua, Spodoptera littoralis)

Son varias especies, cuyas larvas se diferencian según el número de falsas patas abdominales, la forma de desplazarse arqueando el cuerpo, la coloración y la presencia de sedas (“pelos” largos) en la superficie del cuerpo de la larva. Los daños son causados por las larvas al alimentarse de la vegetación, de los frutos y de los tallos.

Mosca blanca (Bemisia tabaci)

Los daños (amarilleamiento y debilitamiento de las plantas) son ocasionados por las larvas y adultos que absorben la savia de las hojas, dificultando el normal desarrollo de las plantas.

Indirectamente pueden producir daños a la planta atacada como consecuencia de la aparición de negrilla. Este hongo se alimenta de la melaza producida por el insecto que mancha y deprecia los frutos. 
La mosca blanca puede ser agente transmisor de virosis que pueden afectar de manera importante a la calidad de los frutos y el rendimiento del cultivo.

Trips (Frankliniella occidentalis)

Los daños se producen sobre todo en el envés de las hojas, tanto por larvas como por adultos de este insecto. Como consecuencia del ataque los órganos afectados adquieren un aspecto plateado y posteriormente necrosan. Los síntomas descritos se hacen mas evidentes cuando afectan a los frutos.

El daño indirecto es, incluso, mas importante que el directo, ya que este insecto es vector de transmisión del virus del bronceado del tomate (TSWV) 

Araña roja (Tetranychus urticae)

Los daños se producen en el envés de las hojas, provocando decoloraciones, punteado y manchas amarillentas como primer síntoma. Cuando el ataque ya es significativo pueden observarse telillas que cubren por completo las hojas o las flores.
La aparición y desarrollo de esta plaga se ve favorecida por la aparición de temperaturas elevadas y escasa humedad relativa en el ambiente.

Araña blanca (Polyphagotarsonemus latus)

Los primeros síntomas son el rizado de los nervios en las hojas apicales y brotes, y curvaturas de las hojas más desarrolladas. 
Cuando el ataque ya es significativo la planta ralentiza su crecimiento y apenas se desarrolla, presentando una coloración verde intensa en las plantas.

Como en el caso de la araña roja, esta plaga ve favorecida su propagación con la aparición de temperaturas elevadas y escasa humedad relativa en el ambiente.

Pulgón (Aphis fabae)

Forman colonias y se distribuyen en focos que se dispersan, principalmente en primavera y otoño. Provoca deformaciones y abarquillamientos en las hojas, perdida de flores y deformaciones en frutos.
Aunque no es una plaga que sea difícil de combatir con los productos fitosanitarios (ecológicos o de síntesis) de que se dispone, si puede causar problemas importantes en el cultivo porque es un agente transmisor de diferentes tipos de virosis que, además, propaga con rapidez.

Nematodos

Suelen producir abultamientos en las raíces de las plantas. Estos daños impiden la normal absorción radicular, produciendo marchitez y enanismo en las plantas. Se distribuyen por rodales o líneas y se transmiten con facilidad por el agua de riego, el calzado, los aperos, etc. 
Es muy recomendable realizar rotación de cultivos para reducir la incidencia de la plaga y en los casos más graves un tratamiento de solarización (cubrir el terreno saturado de agua con una lámina plástica transparente durante los meses mas calurosos del año) da buenos resultados para controlar esta plaga y otras que puedan encontrarse en el suelo.

ENFERMEDADES.

Seca o tristeza (Phytophthora infestans y P. capcisi)

Puede atacar tanto a las plántulas como a las plantas adultas. El ataque puede ser mas o menos severo dependiendo de diversos factores: condiciones climáticas, cantidad de inóculo de hongo presente en el suelo, variedad cultivada, características físico-químicas del suelo, estado vegetativo de la planta, etc.

La parte aérea de la planta manifiesta una marchitez irreversible (sin previo amarilleamiento) que se extiende rápidamente. En las raíces se produce una podredumbre que se manifiesta con un engrosamiento y chancro en la parte del cuello. Hay que tener cuidado de no confundir los síntomas descritos con los asociados a la asfixia radicular.

Oidio o “ceniza” (Leveillula taurica)

En el haz de la hoja aparecen unas manchas amarillas que se necrosan en el centro, observándose un fieltro blanquecino en el envés.

La temperatura en la que puede desarrollarse este hongo va desde los 10 hasta los 35ºC con un optimo en los 26ºC. Humedades relativas en el entorno del 70% también favorecen el desarrollo de la enfermedad

Botrytis o Podredumbre gris (Botrytis cinerea)

Es una enfermedad que suele darse con mas frecuencia en los años de mayor precipitación y humedad relativa en el cultivo. La variedad cultivada es también un factor a tener en cuenta
La humedad relativa óptima para el desarrollo de esta enfermedad oscila en torno al 95% y una temperatura entre 17ºC y 23ºC.

VIROSIS

Entre otros virus a los que es susceptible de ataque el pimiento se encuentran:
Virus del Mosaico del Tomate ( TMV)
Virus del Mosaico del Pepino (CMV)
Virus Y de la Patata (PVY)
Virus del Bronceado del Tomate (TSWV)
Virus del Moteado suave del Pimiento (PMMV).


FISIOPATIAS.

Blossom-end rot o necrosis apical

Alteración del fruto causada por una deficiencia de calcio durante su desarrollo. El aumento rápido de la temperatura, la salinidad elevada, el estrés hídrico y térmico, son factores que favorecen en gran medida su aparición. La sensibilidad a esta fisiopatía es variable en función de la variedad cultivada.

Asfixia radicular

El pimiento es una de las especies cultivadas más sensible a esta circunstancia. Se produce la muerte de las plantas a causa de un exceso generalizado de humedad en el suelo que elimina el oxigeno que necesitan las raíces para respirar.
Se produce una pudrición generalizada de toda la parte inferior de la planta.

Quemaduras de sol o sunscald 

Se producen desecaciones localizadas en los frutos como consecuencia de su exposición a una fuerte insolación. En climas donde pueden aparecer una serie de días consecutivos con temperaturas superiores a los 35º C, se recomienda la protección del cultivo mediante mallas de sombreo o en umbráculos para prevenir estos daños.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Lucuma (Pouteria lucuma)