Tomas de Caudal

Se distinguen dos tipos de tomas de caudal de abastecimientos naturales:

1)    Toma con aforador de caudal.
2)    Toma sin aforador de caudal.

En ambos casos puede aparecer una estructura que se denomina rebosadero que tiene por objeto controlar el exceso de caudal procedente del abastecimiento natural y evitar que produzca daños excesivos aguas abajo del cauce.

Toma con aforador de caudal.

En este caso el vertido desde el abastecimiento natural, habitualmente un cauce natural, se realiza con un caudal máximo admisible. El caudal de la toma puede ser regulable o no regulable, dependiendo de las características del cauce artificial al que se esté abasteciendo. Es muy frecuente utilizar tomas con aforador de caudal no regulable en aquellos lugares donde el flujo de agua desde el abastecimiento natural no es constante o permanente, para evitar el desbordamiento del cauce artificial. Cuando el aforador de caudal es regulable suele ser porque se abastece, reparte o desvía parte del caudal hacia otros cauces, naturales o artificiales, o bien hacia otras instalaciones como pueden ser estanques o depósitos de almacenamiento.
Toma de caudal de cauce natural con aforador de caudal en el punto de toma.

Toma sin aforador de caudal.

Como en el caso anterior, el aporte de agua procede de un abastecimiento natural. El caudal de la toma va a depender del caudal del abastecimiento natural, aunque también será posible realizar algún tipo de regulación si se dispone de un elemento que pueda controlar el flujo de agua hacia la toma. Solo está recomendada este tipo de toma en aquellos lugares donde el abastecimiento es constante o permanente y no hay riesgo de desbordamiento.
Toma de caudal con protección de abastecimiento y fondo de cauce artificial.
En cualquiera de los dos tipos de tomas descritos, la pendiente del abastecimiento natural debe ser reducida (no mas del 2% en la mayoría de los casos) para que la toma se pueda conservar mas tiempo y sean necesarias menos labores de mantenimiento. A veces, puede ser conveniente realizar algún tipo de actuación de refuerzo o consolidación del cauce natural en las proximidades del punto de toma para reducir en la medida de lo posible esta circunstancia.

Cuando la pendiente del abastecimiento natural es superior al 2% lo recomendable es utilizar algún tipo de infraestructura que permita controlar la erosión y conservar la toma correspondiente. En este tipo de instalaciones es donde es muy frecuente la aparición de rebosaderos para el control de la erosión. 
Toma con doble rebosadero para salvar pendientes de cauce superiores al 2%.



HIDRÁULICA AGRICOLAInstalaciones de gestión de la recarga 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Lucuma (Pouteria lucuma)