Nopal (Opuntia ficus-indica)


La chumbera o nopal (opuntia ficus-indica), perteneciente a la familia de las cactáceas, es una planta arbustiva suculenta, ramificada, con porte variables, desde rastrero hasta arborescente y que puede llegar a alcanzar hasta los 4 m. Planta originaria de las zonas áridas y semiáridas de México, se distribuye en la actualidad por gran parte de las zonas áridas y semiáridas de América, área mediterránea, África, India, China y Australia. 

El cultivo del nopal se encuentra limitado por tres factores: exceso de humedad, carencia de nutrientes y bajas temperaturas. En México se ubican en zonas ecológicas extensas donde se puede establecer su cultivo.

- Nombres comunes: nochtli (lengua náhuatl); nopal, chumbera, higo chumbo (español); fico d’India (italiano); figue de Barbarie (francés); prickly pear, cactus pear (ingles); fachel-distel (alemán); beles (Eritrea, Etiopia); nagphani, anda torra, chapathi Balli (India); palma forrageira (Brasil).

- Sinonimos aceptados: Cactus decumanus Willd; Cactus ficus-indica L. basónimo; Opuntia amyclaea Ten.; Opuntia cordobensis Speg; Opuntia paraguayensis K.Schum; Opuntia vulgaris (Mill.) Gibbes; Cactus opuntia (L.) Guss; Platyopuntia vulgaris (Mill.) F.Ritter; Cactus compressus (DC.) Kuntze ex Salisb; · Opuntia compressa (Salisb.) J.F.Macbr.; Opuntia maxima (Mill.) Salm-Dyck ex DC.; Platyopuntia cordobensis (Speg.) F.Ritter.; Opuntia tuna-blanca Speg.

DESCRIPCION BOTANICA.

En el sistema radicular del nopal hay que distinguir dos tipos de raices, según el origen de las mismas. Si la reproducción ha sido por semilla, el sistema radicular deriva de la radicula con raices tipicas pivotantes. Si la reproducción ha sido vegetativa, es de tipo fasciculado, superficial, pero con capacidad de penetración en el terreno hasta alcanzar los 80 cm de profundidad y varios metros en sentido longitudinal.

Se adapta rapidamente a las diferentes condiciones de humedad del suelo, ya que es capaz de recoger el agua superficial de lluvias puntuales y, al mismo tiempo, puede penetrar en el suelo para aprovechar aguas mas profundas. Carece de pelos absorbentes mientras el suelo esta seco. Sin embargo, cuando existe agua disponible, estimula la aparicion de pelos absorbentes y la velocidad de absorción de agua y nutrientes es sorprendentemente elevada.

El talllo esta bien ramificado y constituido por artejos aplanados y elipticos (cladodios), suculenteso y de color verde glauco los dos primeros años y desde ese momento en adelante van adquiriendo paulatinamente un tronco de forma aproximadamente cilindrica de color grisaseo. Estos artejos estan provistos de cuello en los puntos de intersección y se les conoce vulgarmente como “palas” o “pencas”.

Las palas son tallos fotosinteticos altamente modificados y adaptados para el aprovechamiento y transformación de la energia luminosa en energia quimica mediante fotosintesis. La estructura de la pala esta formada por una serie de tejidos recubiertos por una cuticula de naturaleza lipidica que recubre toda la superficie y cuya continuidad se interrumpe a nivel de cada estoma para permitir la realización del intercambio gaseoso. Esta cuticula evita de forma muy efectiva la evaporación del agua y consigue que las palas mantengan un nivel elevado de turgencia.

Las hojas estan muy transformadas y son unicamente visibles en las primeras etapas. Tienen forma de ganchito conico verde, engrosado en la base a modo de botella en miniatura, en cuyas axilas se hallan las “areolas” en las que se encuentran las espinas. Pasado un mes desde su aparición, empiezan a amarillear y en pocos dias se desprenden. Su disposición, casi regular, sobre la superficie del cladodio es una de las caracteristicas de la especie opuntia ficus-indica.

Las flores son hermafroditas, caliz dialisépalo, con sépalos de color amarillo verdoso que protegen la corola dialipétala, constituida por numerosos pétalos de color amarillo paijos, casi confundidos con los sépalos. Los estambres son tambien muy numerosos, con abundante polen de color amarillo y de textura harinosa. El ovario, ínfero, termina con un estilo alargado, dividido en varias ramas estigmaticas; es unilocular, con tantas placentas en su interior como ramas estigmaticas en el estilo, cada una de las cuales lleva numerosos óvulos. Las flores se desarrollan a partir de las areolas, preferentemente sobre los cantos o bordes del tercio superior del cladodio. El estigma es receptivo desde la apertura de la flor. La flor se abre gradualmente durante unas dos semanas, mientras que la apertura de anteras dura uno o dos dias, y llega a tener un porcentaje de apertura del 100%.

La polinización puede ser autogama o alogama a traves de insectos. Esporadicamente pueden aparecer flores sin fecundar que se mantienen en la planta hasta bien entrado el invierno tomando una coloración rosa vino.

Una caracteristica de esta especie es la posibilidad de que se den dos floraciones anuales: una temprana al principio de la primavera y otra tardia al principio del otoño.

El fruto es en forma de baya ovoidal, unilocular, polisperma y carnosa, umbilicada en el extremo superior, provista de un pericarpio coriaceo cubierto de numerosas y pequeñas espinas. La pulpa, una vez madura, es jugosa, mucilaginosa, azucarada y muy aromatica.

Las semillas estan localizadas en una disposición regular en la pulpa del fruto. Tienen un revestimiento muy duro, resistente a los acidos gastricos de los animales y pasa a traves de su aparato digestivo sin perder poder germinativo. Poseen testa clara y arilo ancho, embrion curvo, cotiledones grandes y perisperma bien desarrollado.

La fructificacion se produce en cladodios de uno o dos años y, raramente, sobre los de tres. Tambien son excepcionales los que se presentan sobre palas del mismo año. La fructificación mas abundante es la que aparece sobre cladodios de un año.

REQUERIMIENTOS AGRONÓMICOS.

-          Clima.

Prefiere los climas templados-calidos, con insolación abundante. Se adapta bien a temperaturas medias máximas de 20 a 30º C. Es muy resistente a la sequia, pero crece mejor si tiene algo de agua en los meses de verano. Para que los frutos maduren bien, se requieren temperaturas entre los 25 y 32º C, con minimas de 6ºC. Puede soportar temperaturas extremas de hasta 50ºC.
Para el cultivo del nopal es imprescindible que no se produzcan periodo largos de tiempo con temperaturas inferiores a los 3 ºC. Por debajo de los -4 ºC se pueden producir daños irreversibles en la planta. Las plantaciones nuevas son sensibles a las heladas, sobre todo si se producen de forma continuada y repetida. En general, las variedades con espinas resisten mejor las bajas temperaturas que las que no las tienen.

-          Suelo.

A excepción de terrenos arcillosos y húmedos, el nopal se puede cultivar en casi cualquier tipo de terreno, aunque la capa cultivable sea de pocos centímetros de espesor. Tiene preferencia por los suelos pedregosos, ligeros y arenosos, aunque puede adaptarse bien otro tipo de suelos con buen drenaje. El PH más adecuado es el neutro o ligeramente alcalino.

UTILIZACION DE LA PLANTA.

-          Usos medicinales.

Respecto a sus propiedades medicinales, aparte de las que tradicionalmente se le atribuyen, en años recientes se inició la comercialización de fibra deshidratada de nopal como auxiliar en trastornos digestivos. Por otra parte estudios recientes demostraron las características del nopal como hipoglucemiante, es decir, como controlador de los niveles excesivos de azúcar en el cuerpo.
El análisis de la composición química de un extracto antidiabético de Opuntia ficus-indica reveló que consistía de azúcares reductores, principalmente glucosa. Esto es sorprendente debido a que la glucosa está estrechamente asociada con esa enfermedad. Trabajos recientes indican que el factor antidiabético activo en cactáceas, y otras xerófitas, es un compuesto que presenta características y propiedades de una saponina.

Se cree que la función del nopal sobre la glucosa se debe a que contiene una substancia identificada como polisacáridos aislados que secuestran las moléculas de glucosa, de tal modo que la insulina si es mínima, sea suficiente para regular los niveles de azúcar.

Por otra parte, la pulpa deshidratada del nopal da por resultado un material fibroso cuya función medicinal se basa, como cualquier otra fibra natural, en favorecer el proceso digestivo, reduciendo el riesgo de problemas gastrointestinales y ayudando en los tratamientos contra la obesidad.

Adicionalmente, la fibra disminuye el nivel de lipoproteínas de baja densidad (que son las que se acumulan en las arterias causando problemas de arterioesclerosis). También disminuye el colesterol en la sangre al interferir en la absorción de grasas que realizan los intestinos.

-          Alimentación humana

El gran contenido vitamínico y azucarado de los frutos de la chumbera y su acción nutritiva y diurética han hecho que su consumo como fruta de mesa se haya impuesto en algunos lugares.
Es una fruta rica en sales minerales, especialmente en calcio. El potasio, magnesio y sodio también están presentes en cantidades aceptables. Su contenido en vitamina C es apreciable y muy superior al de la sandía y las uvas.

Una vez cosechado el fruto, puede conservarse en frío (-0,5° a 0,5°C) durante más de un mes en buenas condiciones. El período de conservación a temperatura ambiente se aumenta considerablemente recolectándolo unido a un pequeño trozo de la pala de donde procede.
Los frutos se utilizan también de manera directa para la elaboración de bebidas, dulces y frutas desecadas, con lo que su aprovechamiento puede ser más dilatado en el tiempo, teniendo en cuenta que la conservación de los frutos frescos plantea ciertos problemas.

La utilización del nopal dentro de la alimentación de la población se enfoca tanto al consumo de fruta como de pencas tiernas, conocidas popularmente como “nopalitos”, por lo que, además del aprovechamiento del nopal silvestre, existen superficies dedicadas exclusivamente a la producción de nopal verdura, que van cobrando importancia en los últimos años.

Los nopalitos no constituyen en sí un alimento completo, sin embargo, forman parte, al igual que otras verduras, del menú cotidiano de muchas familias de escasos recursos, sobre todo en las zonas áridas de México y proporcionan algunos elementos nutritivos necesarios de la dieta

-          Alimentación ganadera

El nopal como como forraje es bien aceptado por los rumiantes, tanto en condiciones de estabulación como de pastoreo. Constituye un alimento alternativo cuando, por la sequía, escasean otros forrajes, o cuando, por su alto precio, resultan antieconómicos.

Se considera que la chumbera produce por unidad de agua siete veces más energía que la alfalfa. Puede emplearse no sólo como alimento de emergencia durante las épocas de sequía, sino como parte integrante de la alimentación habitual del ganado, y produce efectos beneficiosos e inmediatos en los animales sometidos a una dieta prolongada de forraje seco. Sin embargo, hay que señalar que presenta ciertas desventajas, ya que se requieren grandes cantidades de forraje para cubrir las necesidades mínimas diarias.

Como ocurre con el resto de los forrajes, su valor alimenticio depende del estado de maduración de las palas. Son más nutritivas las jóvenes que las más lignificadas. Por tanto, la chumbera constituye un excelente forraje de las zonas áridas y semiáridas, haciendo que las necesidades de agua del ganado disminuyan en las épocas de sequía, aunque es conveniente darlo junto con otros alimentos que lo complementen.

La semilla de chumbera se emplea poco, pero representaría un buen alimento para los cerdos. La corteza del fruto, tanto sola como mezclada con las semillas, constituye un excelente forraje.

-          Aprovechamiento industrial

Aunque, en la actualidad, el destino principal de las plantaciones de chumbera es para la obtención de fruta para el consumo en estado fresco, cabe destacar la potencialidad de este cultivo para su industrialización, tal como zumos, mermeladas, confituras, jaleas y frutos secos; productos industriales que ya se esta haciendo en algunos países como Chile.

Las semillas contienen alrededor de un 20 por ciento de la grasa comestible, muy parecida en olor y sabor a la de la manteca de cerdo. El aceite de las semillas es semisecante, con algunas características propias de secante, susceptible al enranciamiento. Contiene un 56 por ciento de ácido linoleico, cantidad comparable a la del aceite de pepita de uva. Puede emplearse para la fabricación de jabones, obtención de glicerina y productos de hidrogenación. Es de fácil industrialización y las tortas resultantes constituyen un buen alimento para el ganado, dado su elevado contenido en proteínas.
Una firma norteamericana fabrica un anticorrosivo a base de la materia mucilaginosa de las palas de chumbera, que han llegado a utilizar en los pozos petrolíferos. Cabría también la posibilidad de fabricar caucho sintético, a partir de chumberas, como lo demuestran ciertos ensayos realizados en Almería (España), donde se llegaron a obtener 226 kilos anuales por hectárea.

Para la obtención de colorantes son varias las posibilidades que ofrece la chumbera, ya que los pétalos de las flores y los frutos contienen pigmentos de color rojo, fácilmente solubles en agua, utilizados principalmente para colorear alimentos.

Desde muy antiguo se sabe que las palas de chumbera sirven como alimento a las cochinillas, Dactylopius coccus (Costa.), para obtener la grana (la excrecencia del insecto), a partir de la cual se obtiene un colorante muy apreciado en la antigüedad. Posteriormente, estos colorantes fueron sustituidos por las anilinas; pero como el uso de estas últimas ha presentado problemas de alergias, nuevamente se vuelve al consumo de colorantes naturales, donde la grana puede tener un importante papel. Se requieren 140.000 insectos para hacer un kilo de grana.

Dadas la grandes posibilidades que tiene la chumbera para ser cultivada en extensas áreas sin competencia posible con otros cultivos alternativos, esta especie puede considerarse como un cultivo agroenergético potencial para la producción de combustibles sustitutivos de los tradicionales. A través de procesos de fermentación se puede obtener etanol, tanto directamente a partir de los frutos, como de las palas, tras los consiguientes pretratamientos de hidrólisis.

PROPAGACION, TECNICAS DE CULTIVO Y CONSERVACIÓN.

-          Multiplicación.

El nopal puede multiplicarse por semillas o por esquejes. La multiplicación por semillas no esta muy extendida dado su baja tasa de germinabilidad y la gran facilidad de enraizamiento de los esquejes.
La propagación por esquejes tiene que realizarse con “palas” completas o con fracciones de palas. Cuando se realiza con palas enteras, es preferible que sean de dos años de edad y separadas al principio de la primavera de la planta madre. Deberan ser enteras y sin daños en la superficie, libres de hongos e insectos, de color verde glauco característico y consistencia turgente.

La cicatrización de la herida de unión con la pala madre debe estar perfectamente sellada, para lo cual, una vez cortadas, se esparcen por el suelo sin amontonarlas y manteniéndolas asi durante veinte o treinta días hasta la total cicatrización de la herida. En caso necesario, se aplican fungicidas sobre el corte para evitar la pérdida de humedad.

La utilización de fragmentos de palas es solo recomendable para aquellas plantaciones alejadas de la fuente de plantas madre y/o cuando hay escaso material de propagación. Se seleccionan las palas de la planta madre y se extienden durante diez días a la sombra. Transcurrido este tiempo se obtendrán las fracciones a partir de las palas enteras, dependiendo el número de fracciones del tamaño de estas. Los cortes se tratan con fungicida y se mantienen las fracciones a la sombra durante una semana. Se recomienda hacer la plantación en un suelo formado por una mezcla a partes iguales de arena, tierra y materia orgánica. Las fracciones deberán cubrirse con tierra sin llegar a taparlas por completo. Se aplicarán riegos ligeros mientras dure el enraizamiento. Cuando los nuevos brotes alcancen una altura de 10-12 cm, se cubrirán totalmente las fracciones para que terminen de enraizar. Seguidamente permanecerán unos seis meses en estas condiciones para, posteriormente, ser trasplantadas al terreno de asiento.

-          Plantación.

La preparación del terreno es mínima, basta simplemente con abrir surcos en los que van a colocarse las palas completas o fracciones de palas.

El marco de plantación depende del tipo de suelo, siendo tanto mayor cuanto menos fértil sea éste. Como cultivo único, se recomienda plantar a una distancia de 4 X 4 metros, es decir, 625 matas por hectárea. Se entiende por mata el conjunto de cuatro palas plantadas en los vértices de un cuadrado de 1 metro de lado, con lo cual da un total de 2.500 plantas por hectárea.

Para cultivos asociados con plantas leñosas (almendros) el marco de plantación más usado es de 3 X 6 metros. En general, y a la vista de los resultados obtenidos, los marcos deben tender hacia una mayor amplitud, 6 X 4 ó 5 X 5 metros.

Un factor a tener muy en cuenta para determinar el marco de la plantación es el destino que se le va a dar a la misma; es decir, según sea para el aprovechamiento de los frutos, forraje, biomasa o conservación del suelo, así como el manejo que se va a dar posteriormente a la plantación. En las parcelas donde se utiliza maquinaria debe haber una separación entre hileras, cuando menos, de 5 metros, y entre plantas de 3 metros.

Para la producción de forraje puede llegarse hasta 20.000 plantas por hectárea, separando 1 metro las hileras y 0,60 las plantas, o dejando calles de 2 metros de ancho y utilizando una doble hilera de 0,5 X0,5 metros, con objeto de mecanizar el cultivo. Si el terreno es más pobre, la densidad debe disminuirse.

La experiencia demuestra que las plantas prenden antes y con más fuerza si se planta una fracción de chumbera compuesta de varias palas, enterrando la más vieja y dejando fuera las más tiernas. Las palas se colocan en posición vertical, con su herida cicatrizada hacia abajo, enterrándolas aproximadamente 2/3 de su longitud. De esta forma se obtiene un prendimiento de un 90 por ciento.
La orientación de las hileras deberá ser perpendicular a los vientos dominantes para evitar el excesivo calentamiento de las plantas, y por la misma razón, si es posible, deberá ser también perpendicular a la trayectoria del sol (orientación este-oeste).

Es muy importante plantar con un mínimo de humedad en el terreno, y no regar en varias semanas, para favorecer el enraizamiento.

-          Labores de cultivo.

Las labores se reducen a un trabajo superficial en otoño después de la recolección y otro avanzada la primavera. Esto es por lo que se refiere a las plantaciones para la obtención de frutos; en el caso de que el aprovechamiento sea para forraje, se suele prescindir de ellas.

-          Abonado.

En general, al abonado en este cultivo se le da poca importancia y únicamente se le suele aplicar N, P, K antes o durante la plantación, en el caso en que se obtengan frutos. Debido a que son cultivos dedicados principalmente a tierras marginales, salvo en los casos de plantaciones para la producción de fruto, no se suele dedicar ningún gasto adicional para mejorar el rendimiento, como sería el caso del abonado. Sin embargo, la planta responde bien a la aportación de N, P y abono orgánico.

Las dosis aconsejadas, si procede, son 60 a 65 unidades de N, 50 de anhídrido fosfórico y 25 de óxido de potasa, por hectárea. Si durante el mes de mayo hubiese humedad suficiente, o alguna pequeña lluvia, se pueden incorporar de 20 a 30 unidades de nitrógeno en forma nítrica por hectárea, para favorecer la floración al mes siguiente.

-          Riegos

Dado que es un cultivo que necesita climas templados y apto para su cultivo en zonas marginales, no suele ser frecuente el riego, ya que, en estas zonas, hay un aprovechamiento alternativo del agua en otros cultivos de mayor rentabilidad económica. Por lo que se refiere a las plantaciones dedicadas a forraje, en general no se riegan; sin embargo, en las plantaciones para obtención de frutos se ha observado que el volumen y tamaño de los mismos está en función de la humedad del suelo, siendo un período crítico en necesidades de agua en época de maduración de los frutos.

-          Poda.

La práctica de la poda es diferente según se trate de plantaciones para frutos o para forraje.
En el primer caso, en plantaciones cuyo aprovechamiento principal son los frutos, hay que distinguir entre diferentes tipos de poda:

-        Poda de formación. Tiene por objeto la formación de una planta regular y equilibrada. Se debe efectuar desde la plantación hasta el inicio de la producción (4° ó 5° año). En las plantaciones en línea, la forma que se le debe dar a las chumberas es, en cierto modo, como un abanico. Tal forma se alcanza, teóricamente, con la bifurcación dicotómica del noveno brote al final del 4° año. En la práctica, se obtiene eliminando la pala que no se encuentra en condiciones idóneas para obtener la bifurcación deseada durante los sucesivos años. El corte de la pala debe hacerse por encima de la unión con la pala madre, dejando como un centímetro, con lo cual se favorece la cicatrización. La altura media recomendada de planta debe ser de 1,6 a 1,8 metros.
-        Poda de producción Es la que se realiza a partir del 4° año; debe realizarse anualmente y con criterios técnicos y económicos. La distinción entre yemas fructíferas y leñosas es muy difícil, ya que su diferenciación sólo se puede apreciar cuando el brote tiene aproximadamente 0,5 cm de longitud; entonces, si es fructífera es redonda, y aplanada y oblonga si es leñosa. El criterio técnico a tener en cuenta en la poda de formación, y para estas plantaciones destinadas a obtener frutos, es la edad de las palas. Se distinguen tres tipos de palas:
o   Palas del mismo año, en las que no suele aparecer fruto.
o   Palas de un año.
o   Palas de dos o tres años.
La producción de higos es más abundante en las palas de tipo b) (un año de edad) y baja bastante en las de tipo c) (dos o tres años). La producción leñosa aparece en palas de cualquier edad, pero es mayor en las de dos, tres o más años. Por tanto, la poda de fructificación debe ir dirigida a la presencia continuada de un número equilibrado de palas de uno y dos años, para, de esta manera, asegurar la fructificación constante. Se deben eliminar pues, palas enfermas, palas con bordes doblados en forma de cazuela, las que impidan la entrada de luz y aire y palas viejas de escasa o nula fructificación.
-        Poda de rejuvenecimiento. Se recurre a ella cuando la planta presenta síntomas de envejecimiento, y tiende a reconstituir la planta utilizando «retoños» y «chupones». Aparte de las palas normales, la chumbera produce palas particulares en las proximidades del suelo (retoños) o directamente sobre las ramas principales (chupones). Ambos se reconocen fácilmente por su color verde oscuro y su longitud, triple o cuádruple de la anchura, y están dotados de robustas espinas blancas. No es raro encontrar chupones con los bordes hacia arriba. Los retoños y chupones son muy útiles cuando se procede a la renovación de la planta. Esta poda de rejuvenecimiento consiste en cortar la planta a unos 60 cm del suelo. Debe ir acompañada de un abonado orgánico, en el invierno precedente a la misma. En el trascurso de tres o cuatro años la planta puede volver a fructificar.

Cuando la planta se dedica a la producción de forraje o para defensa contra el viento, la poda se reduce exclusivamente a quitar las palas enfermas o dañadas y las necesarias para dar estabilidad a la planta.

PLAGAS Y ENFERMEDADES.

Se ha observado que las Opuntias cultivadas son más propensas a ser consumidas por la fauna silvestre, en particular las Opuntias sin espinas del tipo Opuntia ficus-indica, que es preferido por roedores y lagomorfos (liebres y conejos) en la región central de México.

En lo que respecta a insectos, destacan: los picudos barrenadores de pencas Clindrocopturus birradiatus, Cactophagus spinolae, Olycella nephelepasa y Lanifera cyclades. La dispersión de enfermedades en las Opuntias, está muy relacionada con los vertebrados e insectos que habitan en ellas. Las Opuntias al igual que los demás organismos, no escapan al ataque de hongos, bacterias y virus. De entre estas destacan:

·         La pudrición negra. Causada probablemente por un hongo de la clase Deutomicetos.
·         La antracnosis. Causada por el hongo Collentotrichum.
·         El chamusco del nopal. Causado por Microsphaerella.
·         La pudrición suave. Causada por la bacteria Erwinia caratovora spp caratovora.
·         La mancha negra. Ocasionada posiblemente por Macrophomina o Glomerella cingulata.
·         La cochinilla (Dactylopius coccus). Parasita las hojas de la palera.

En el caso de la pudrición negra se ha visto que puede ser transmitida por un insecto de la familia Estafilinidae; por su parte en las pudriciones blandas, las bacterias pueden ser introducidas a los tejidos por los dípteros, y en algunos casos también por las aves, ya que se ha observado que los frutos picoteados por los pájaros, se pudren desde el punto de la herida y caen.

Las plantas de Opuntia promueven microhábitat para el establecimiento de hierbas y malezas, y estas a su vez son refugio para los insectos y mamíferos que se alimentan de Opuntia, de aquí que su cultivo se considera una opción para la conservación de flora y fauna. Por lo que, en los cultivos de Opuntia se debe hacer un manejo agrícola que esté en equilibro entre el combate de plagas y la conservación.

CLASIFICACION TAXONOMICA.

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Caryophyllales.
Familia: Cactaceae
Subfamilia: Opuntioideae
Tribu: Opuntieae
Genero: Opuntia
Subgenero: Opuntia.
Especie: Opuntia ficus-indica.

REFERENCIAS.

Ahamd, A., Davies, J., Randall, S. y Skinner, G. R. B. 1996. Antiviral properties of Opuntia streptacantha. Antiviral Research, 30: 75-85.
Aquino-Bolaños, E.N., Cantwell, M.I., Peiser, G. Y Mercado-Silva, E. 2000. Changes in the quality of freshcut jicama in relation to storage temperatures and controlled atmospheres. Journal of Food Science, 65: 1238-1243.
Barrientos, P.F. 1983. Nopal y agaves como recurso de zonas aridas y semiaridas de México en recursos agricolas de zonas áridas y semi¡áridas de México. Centro de genetica, Chapingo, Mexico,
Bravo, H.H. 1978. Las cactáceas de México. Tomo 1. Ed. Universidad Nacional Autónoma de México. México.
Cárdenas, A., Higuera-Ciapara, I. y Goycoolea, F. 1997. Rheology and agreggation of cactus (Opuntia ficus-indica) mucilage in solution. J. Profess. Assoc. Cactus Develop. 2: 152-159.
Cardenas, A., Argüelles, W.M. y Goycoolea, F.M. 1998. On the posible rol of Opuntia ficus-indica mucilage in lime mortar perfomance in the protection of historical buildings. J. Profess. Assoc. Cactus Develop. 3: 64-71.
Cardenas, A., Goycoolea, F.M. y Rinauto, M. 2008. On the gelling behaviour of nopal (Opuntia ficus-indica) low methoxyl pectin. Carbohydrate Polymers, 73: 212-222.
Castellar, R., Obón, J.M, Alacid, M. y Fernández-López, J.A. 2003. Color properties and stability of betacyanins from Opuntia fruits. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 51: 2772-2776.
Conaza. 1992. Aspectos técnicos y socioeconómicos del nopal para producción de verdura. Serie: Fichas técnicas de especies forestales ( Mimeografiado ) Saltillo, Coah., México.
Corrales-García, J., Peña-Valdivina, C.B., Razo-Martínez, Y. y Sánchez-Hernándeez, M. 2004. Acidity changes and pH-buffering capacity of nopalitos (Opuntia spp.). Postharvest Biology and Technology, 32: 169-174.
De la Rosa, J.P. y Santana, D. 2001. El nopal. Usos, manejo agronómico y costes de producción en México. CONAZA-UACH-CIESTAAM. Texcoco, pp: 23-35.
Del-Valle, V., Hernández-Muñoz, P., Guarde, A. y Galotto, M.J. 2005. Development of a cactus-mucilage edible coating (Opuntia Picus-indica) and its application to extend strawberry (Fragaria ananassa) shelf-life, Food Chemistry, 91: 751-756.
Donhowe, I.G. y Fennema, O. 1993. Edible films-barriers to moisture migration in frozen foods. Food Australia, 45: 521- 525.
El Ghaout, A., Arul, J., Ponnampalam, R. y Boulet, M. 1991. Chitosan coating effect on storability and quality of fresh strawberry. Journal of Food Science, 56: 1618-1622.
El Kossori, R.L., Villaume, C., El Boustani, E., Sauvaire y Menean, L. 1998. Composition of pulp, skin and seeds of prickly pear fruti (Opuntia ficus-indica sp.). Plant Foods for Human Nutrition, 52: 263-270.
Espinosa, S. 2002. Estudios de algunas características físicas de hidrocoloides provenientes de semilla de algarrobo (Prosopis chilensis (Mol.) Stuntz) y de cladodios de nopal (Opuntia Picus-indica (L.) Mill). Tesis para optar al grado de Magíster en Ciencias Agropecuarias. Facultad de Ciencias Agronómicas y Forestales.
Universidad de Chile. Santiago.
Fernández-López, J.A., Castellar, R., Obón, J.M. y Almeda, L. 2002. Screening and Mass-Spectral Confirmation of Betalains in Cactus Pear. Chromatography, 56: 591 595.
Forni, E., Penci, M. y Polerello, A. 1994. A preliminary characterization of some pectins from quince fruti (Cydonia-Oblonga Mill.) and prickly pear (Opuntia ficusindica) peel. Carbohydrate Polymers, 23: 231-234.
Frati, A.C., Jiménez, E. y Ariza, C.R. 1990. Hypoglycemic effect of Opuntia ficus-indica in non insulinn-dependent diabetes mellitus patients. Phytotherapy Research, PTR, 4: 195-197.
Frati-Munari, A., Vera Lastras, O. y Ariza-Andraca, C.R. 1992. Evaluación de cápsulas de nopal en Diabetes Mellitas. Gaceta Médica de México, 128: 431-436.
Galati, E.M., Monforte, M.T., Tripodo, M.M., d’Aquino, A. y Mondello, M.R. 2001. Antiulcer activity of Opuntia ficus-indica (L.) Mill. (Cactaceae): ultrastructural study. Journal of Ethnopharmacology, 76: 1-9.
Galati, E.M., Pergolizzi, S., Miceli, N., Monforte, M.T. y Tripodo, M.M. 2002a. Study on the increment of the production of gastric mucus in rats treated with Opuntia ficus-indica (L.) Mill. Cladodes. Journal of Ethnopharmacology, 83: 229-233.
Gardiner, D., Felker, P. y Carr, T. 1999. Cactus extract increases water infiltration rates in two soils. Comunn. Soil Sci. Plant Anal. 30: 1707-1712.
Goldstein, G. y Nobel, P.S. 1991. Changes in osmotic pressure and mucilage during low-temperature acclimation of Opuntia ficus-indica. Plant Physiology, 97: 954-961.
Granados Sánchez, D. y Castañeda Pérez, A.D. 2000 El Nopal. Historia, Fisiología, Genética e Importancia Frutícola. Editorial Trillas. México.
Hammouch, H., Srhiri, A., Ajjaji, N. y Benghamouch, I. 2004. Inhibition of iron corrosion using Opuntia extract. Resúmenes. 3er Congreso Nacional de la tuna, Ben Guerir, Marruecos.
Hernández, J. B. y Serrano, G. R. 2003. Uso del nopal en la industria de la construcción. p.p. 286-289. In: Memorias. IX Congreso Nacional y VII Congreso Internacional sobre Conocimiento y Aprovechamiento del Nopal, Zacatecas. México.
Hiorth, M., Versland, T., HeiKKilä, J., Tho, I y Sande, S.A. 2006. Immersion coating of pellets with calcium pectinate and chitosan. International Journal of Pharmaceutics, 308: 25-32.
Hoagland, P.D. y Parris, N. 1996. Chitosan/pectin laminated films. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 44: 1915-1919.
Jaramillo-Flores, M.E., González-Cruz, L., Cornejo-Mazón, M., Dorantes-Álvarez, L., Gutiérrez-López, G.F. y Hernández-Sanchez, H. 2003. Effect of thermal treatment on the antioxidant activity and content of carotenoids and phenolic compounds of cactus pear cladodes (Opuntia ficus-indica). Food Science and Technology Internatiinal, 9: 271-278.
Kim, J.H., Park, S.M., Ha, H.J., Moon,.C.J., Shim, T.K., Kim, J.M., Lee, N.H., Kim, H.C., Jang, K.J. y Wie, M.B. 2006. Opuntia ficus-indica attenuates neuronal injury in in vitro and in vivo models of cerebral ischemia. Journal of Ethnopharmacology, 104: 257-262.
Kwak, K.P. 2002. Neuroprotective effects of the flavonoids isolated from Opuntia ficus-indica var. saboten. P5 Degenerative and neurological disorders. (P.5.022).
Lee, J.C., Kim, H.R., Kim, J. y Jang, Y.S. 2002. Antioxidant property of an ethanol extract of the stem of Opuntia ficus-indica var. Saboten. Journal Agricultural and Food Chemistry, 50: 6490-6496.
López, E. 2000. Utilización de productos naturales en la clarificación de aguas para consumo humano. Tesis de Maestría, Facultad de Ingeniería Química. ISPJAE. Universidad de la Habana. Cuba.
Majdoub, H., Roudesli, S., Picton, L., Le Cerf, D., Muller, G. y Grisel, M. 2001a. Prickly pear nopal pectin from Opuntia ficus-indica physico-chemical study in dilute and semidilute solutions. Carbohydrate Polymers, 46: 69-79.
Majdoub, H., Roudesli, S. y Deratani, A. 2001b. Polysaccharides from prickly pear peel and nopals of Opuntia ficus-indica: extraction, characterization and polyelectrolyte behaviour. Polymer International, 50: 552- 560.
Malainine, M.E., Mahrouz, M. y Dufresne, A. 2005. Thermoplastic nanocomposites based on cellulose microfibrils from Opuntia ficus-indica parenchyma cell. Composites Science and Technology, 65: 1520-1526.
McConn M. y Nakata A. 2004. Oxalate reduces calciumm availability in the pads of prickly pear cactus through formation of calcium oxalate crystals. Journal of Agricultural and Food Chemistry, 52: 1371-1374.
McGarvie, D., y Parolis, H. 1979a. The mucilage of Opuntia ficus-indica. Carbohydrate Research, 69: 171- 179.
Moraga, G. 2002. Aspectos fisicoquímicos relacionados con la crioprotección de fresa y kiwi. Tesis doctoral. Universidad Politécnica de Valencia.
Ncibi, S., Othman, M.B., Agacha, A., Krifi, M.N. y Zourgui, L. 2008. Opuntia ficus-indica extract against chlorpyrifosinduced damage on mice liver. Food and Chemical Toxicology, 46: 797-802.
Panico, A.M., Cardile, V., Garufi, F., Puglia, C., Bonina, F. y Ronsisvalle, S. 2007. Effect of hyaluronic acid and polysaccharides from Opuntia ficus indica (L.) cladodes on the metabolism of human chondrocyte cultures. Journal of Ethnopharmacology, 111: 315-321.
Park, E.H., Kahng, J.H., Lee, S.H. y Shin, K.H. 2001. An antiinflammatory principle from cactus. Fitoterapia, 72: 288- 290.
Pimienta, E. 1990. El nopal tunero. Universidad de Guadalajara, México.
Ramsey, J. E. 1999. Evaluación del comportamiento del adobe estabilizado con cal y goma de tuna. Tesis para optar al Título de Ingeniero Agrícola. Universidad Nacional Agraria. La Molina. Lima.
Rodríguez-Felix, A. y Cantwell, M. 1988. Developmental changes in composition and quality of prickly pear cactus cladodes (nopalitos). Plant Foods for Human Nutrition, 38: 83-93.
Ruales, J. y Zumba, J. 1998. Cuantificación y caracterización de fibra dietética en frutas y hortalizas ecuatorianas. pp. 55-59. In: M. Lajolo y E. Wenzel de Menezes, eds. Temas en Tecnología de Alimentos. Vol. 2. Fibra Dietética. F. CYTED. Dirección de Publicaciones y Materiales Educativos, Instituto Politécnico Nacional. México.
Sáenz, C. y Sepúlveda, E. 1993. Alternativas de industrialización de la tuna (Opuntia ficus-indica). Alimentos, 18: 29-32.
Sáenz, C., Sepúlveda, E. y Matsuhiro, B. 2004. Opuntia spp mucilage’s: a funcional component with industrial perspectives. Journal of Arid Environments, 57: 275-290.
Sáenz, C. et. al. 2006. Utilización agroindustrial del nopal. Boletín de Servicios Agrícolas de la FAO.
Saravia-Tasayco, P.L. 2004. Programa fundamental para el desarrollo económico del Estado de México hacia el 2005 y de competitividad visión 2020. Cluster Nopal. Tecnológico de Monterrey, México.
Sepúlveda, E. y Sáenz, C. 1988. Industrialización de la tuna (Opuntia ficus-indica). I. Aceite de la semilla. Alimentos, 13: 35-38.
Sepúlveda, E., Sáenz, C., y Gómez, C. 2003a. Determinación de betanina en ecotipos de tuna roja colectados en chile. pp. 282-285. In. Memorias IX Congreso Nacional y VII Internacional sobre Conocimiento y Aprovechamiento del Nopal. Zacatecas, México.
Sepúlveda, E., Sáenz, C., y Gómez, C. 2003b. Comportamiento reológico de néctar elaborado con hidrocoloide de nopal: efecto del tratamiento térmico. pp. 269-272. In. Memorias IX Congreso Nacional y VII Internacional sobre Conocimiento y Aprovechamiento del Nopal. Zacatecas, México.
Sepúlveda, E., Sáenz, C., Aliaga, E. y Aceituno, C. 2007. Extraction and characterization of mucilage in Opuntia spp. Journal of Arid Environments, 68: 534-545.
Stintzing, F.C. y Carle, R. 2005. Cactus stems (Opuntia spp.): a review on their chemistry, technology, and uses. Molecular, Nutrition and Food Reserch, 49: 175-194.
Trombetta, D., Puglia, C., Perri, D., Licata, A., Pergolizzi, S., Lauriano, E.R., De Pssquale, A., Saija, A. y Bonina, F.P. 2006. Effect of polysaccharides from Opuntia ficus-indica (L.) cladodes on the healing of dermal wounds in rat. Phytomedicine, 13: 352-358.
Vargas-Rodriguez, L. y Ramos-Ramírez, E. 2003. Un método simple de extracción de mucílago en nopal verdura. I Congreso de Ingeniería Agroindustrial, Universidad de Chapingo, México.
Vázquez-Ramírez, R., Olguín-Martínez, M. y Hernández- Muñoz, R. 2006. Reversing gastric mucosal alterations during ethenol-induced chronic gastritis in rats by oral administration of Opuntia ficus-indica mucilage. World Journal Gastroenterol, 12: 4318-4324.
Velásquez, E. 1998. El nopal y su historia. Editorial Clío. México.
Villegas, C. y De Gante, M. 1997. Los Nopales (Opuntia spp.) recursos y símbolos tradicionales en México. pp. 271-273. In. Memorias. VII Congreso Nacional y V Internacional sobre Conocimiento y Aprovechamiento del Nopal. Universidad Autónoma de Nuevo León, Monterrey, México.
Zambrano, M. L., Hernández, A. D. y Gallardo, Y. 1998. Características fisicoquímicas del nopal. P. 29-42. In. M. Lajolo y E. Wenzel de Menezes, eds. Temas en Tecnología de Alimentos. Vol. 2. Fibra Dietética. F. CYTED. Dirección de Publicaciones y Materiales Educativos, Instituto Politécnico Nacional, México.

Comentarios

  1. Hola, ¿podría decirme cual es la humedad del higo y la humedad de la cascara de este? Gracias.

    ResponderEliminar
  2. El porcentaje de humedad de la pulpa de higo fresco de Opuntia ficus-indica oscila entre el 85 y 90%. La humedad de la cascara es ligeramente inferior porque hay un alto contenido en fibra y oscila entre el 75 y el 85%, dependiendo de las condiciones en las que se haya realizado el cultivo y del clima en que se encuentre.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Pimiento (Capsicum annum L.).