Alcachofa (Cynara acolymus)

NOMBRE COMÚN O VULGAR

Alcachofa, Alcaucil (español); Artichoke (ingles); Artichaut (francés); Artischocke (alemán); Carciofo (italiano); Alcachofra (Portugues).


FAMILIA

Asteráceas


ORIGEN

Esta planta podría ser originaria de Egipto o del Norte de África. La planta denominada Cynara ya era conocida por griegos y romanos. Al parecer se le otorgaban poderes afrodisíacos y toma su nombre de una muchacha seducida por Zeus, y después transformada por este en alcachofera.

La alcachofa ya era consumida en la Italia del siglo XV del siglo XV. Desde Sicilia aparece como verdura cultivada en la Toscana Italiana hacia el 1466. La tradición dice que fue introducida en Francia por Catalina de Médicis a la que le gustaba comer corazones de alcachofera. Esta florentina las llevó desde su Italia natal a Francia al casarse con el rey Enrique II de Francia que, igualmente, fue un gran consumidor de alcachoferas. Los colonos españoles y franceses en América fueron los que la introdujeron en este continente.

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

Planta vivaz, que puede considerarse como bianual y trianual.

Sistema radicular muy potente que se inserta en un rizoma muy desarrollado, en el que se acumulan las reservas alimenticias que elabora la planta.

Tallos erguidos, gruesos, acanalados longitudinalmente y ramificados.

Flores terminales, muy gruesas, recubiertas por escamas membranosas y carnosas en la base que constituyen la parte comestible.

ECOLOGÍA

Clima

Planta de invierno que crece de forma óptima con temperaturas diurnas de 24º C y nocturnas de 13º C.

El rango de temperaturas adecuado para una buena cosecha se sitúa entre 7 y 29º C. Con ello la planta tiene la vernalización apropiada al ser la floración inducida por el frío.

Durante el ciclo de cultivo, temperaturas inferiores a -3º C, pueden producir daños en la planta y en la cosecha por el riesgo de heladas.

La humedad óptima para la planta es del 60 al 70 %.

La alcachofa al ser un cultivo de invierno, no requiere mucha luminosidad.

Suelo.

Suelos profundos, franco-arenosos, fértiles y bien drenados, son los más adecuados.

Soporta mal el exceso de humedad del suelo.

El pH del suelo debe ser ligeramente alcalino.

Planta resistente a la salinidad, aunque un exceso ocasiona necrosis en las brácteas internas y facilita la proliferación de enfermedades como Botrytis y Erwinia.

TÉCNICAS DE CULTIVO.

Labores preparatorias

Labor profunda con o sin volteo.

Varias labores de cultivador, para desmenuzar el terreno.

Realizar una labor con fresadora para dejar el terreno esponjado, unas dos semanas antes de la plantación

Labor de alomado para la formación de caballones antes del trasplante.

Abonado

Aplicaciones excesivas de nitrógeno inducen un excesivo desarrollo vegetativo.

Una fertilización fosfatada bien realizada mejora la resistencia de las cabezas florales durante el transporte.

La fertilización potásica influye en la precocidad y en la resistencia a las bajas temperaturas.

Siembra o plantación.

La siembra o plantación de alcachofa se puede realizar mediante el transplante de plántulas provenientes de semillero o bien mediante esquejes usando parte del rizoma o estacas de plantas adultas. También es posible realizar una siembra directa con sembradora de precisión.

El transplante se realiza en los meses de septiembre-octubre (hemisferio norte) o marzo-abril (hemisferio sur), buscando unas condiciones climáticas adecuadas para el desarrollo del cultivo.

La densidad de plantación varía entre 9.000 - 12.000 plantas/ha. El marco de plantación más habitual es de 1,20 m entre líneas y 0,80 m entre plantas.

Operaciones de cultivo

ESCARDAS

Pueden ser escardas manuales o bien químicas con los productos autorizados para el cultivo.

RIEGOS

El riego puede efectuarse por inundación, aspersión y goteo.

El riego por inundación es el más utilizado, aunque hay que evitar excederse en la cantidad porque puede podredumbre en la raíz. No se recomienda utilizar esta técnica de riego por este motivo, aunque se puede utilizar con la precaución de no inundar la parte del tallo y la raíz de la planta.

El riego por aspersión crea un ambiente de humedad alrededor de la planta que favorece el crecimiento y la producción.

El riego por goteo es adecuado para ahorrar agua, aunque no favorece un ambiente húmedo alrededor de la planta como en el caso del riego por aspersión.

Tras la plantación se debe aplicar un primer riego para conseguir un buen arraigue de la planta.

Los riegos deben ser frecuentes durante el periodo de crecimiento de la planta.
La falta de humedad en el suelo cuando las flores están en formación induce mala calidad del producto. Cuando la planta alcanza la madurez el riego debe ser continuado.

PODAS

Tras la primera recolección del primer año se realiza una poda severa. Esta se hace cuando comienza a secarse la planta para favorecer el desarrollo de los hijuelos, que son los que darán la producción al año siguiente.

RECOLECCIÓN

Comienza a partir del mes de octubre (hemisferio norte) o Marzo (hemisferio sur), prolongándose durante todo el invierno, según el clima de cada zona, y llegando hasta mayo-junio (hemisferio norte) o noviembre-diciembre (hemisferio sur).

Se realiza de forma manual ayudándose de un cuchillo o tijeras, cortando 8-10
cm de tálamo floral.

El período de recolección se realiza en dos fases:

En la primera fase se recolectan del 25 al 35% de la producción y en la segunda fase entre el 65 y 75%. Finalizando en el mes de mayo-junio (hemisferio norte) o noviembre-diciembre (hemisferio sur). 

El rendimiento medio es 12-18 t/ha.

PLAGAS

Barrenador de la alcachofa (Hydroecia xanthenes=Gortyna xanthenes)

Las larvas penetran, tras mordisquear las hojas, por las nerviaciones de las mismas, y realizan galerías en los tallos que pueden minar las propias inflorescencias, y situarse en el sistema rizomático.

Pulguilla de la alcachofa (Sphaeroderma rubidum)

Las larvas devoran las hojas entre sus dos epidermis.

Taladro de la alcachofa (Hydroecia xanthenes)

Durante un tiempo las orugas se alimentan de la epidermis superior de las hojas, después excavan galerías en tallos y cabezuelas por lo que desmerecen mucho en el momento de la venta.

Pulgones

Numerosas especies de pulgones pueden desarrollarse en la alcachofa, los más importantes son:
– Pulgón verde de las hojas (Capitophorus horni): no provoca deformaciones.
– Pulgón negro de las habas (Aphis fabae): Provoca deformaciones foliares y sus colonias se esconden en el interior de los capítulos. Su presencia en el momento de la recolección deprecia las alcachofas.
– Pulgón del cardo (Brachycaudus cardui).
– Pulgón de las raíces (Protrama radicis): forma colonias de color gris claro muy importantes en las raíces de la alcachofa, debajo del cuello.

Rosquilla negra (Spodoptera littoralis) y gusanos grises (Agrotis sp.)

Larvas que comen las hojas y cuellos de las plantas, respectivamente.

La mosca de la alcachofa (Agromyza apfelbecki)

Realiza galerías más o menos tortuosas en las hojas.

Casida verde de la alcachofa (Cassida defflorata)

Las larvas, de tronco espinoso, devoran la epidermis de las hojas.

El apión de la alcachofa (Apion carduorum)

Coleóptero cuyas larvas realizan galerías en las hojas y cabezuelas.



ENFERMEDADES.

Mildiu (Bremia lactucoe=Peronospora gangliformis)

Se presenta en forma de polvo blanco-harinoso que recubre la cara inferior de las hojas. Favorece su desarrollo un ambiente húmedo y templado, siendo más frecuente en los climas meridionales o en los cultivos de primor. Las bajas temperaturas detienen su desarrollo.

Ramularia cynarae

Este pequeño hongo recubre las hojas de la alcachofa de una gran cantidad de manchas de color gris las cuales se agrupan formando placas más o menos irregulares.

Grasa de la alcachofa (Xanthomonas sp.)

Provoca la aparición de manchas aceitosas en las brácteas de las cabezuelas. Suele atacar como consecuencia de un período de heladas seguido de una época con temperaturas altas, provocando el desprendimiento de la epidermis de las brácteas, o bien tras la incidencia de borrascas veraniegas, coadyuvadas por otros agentes parásitos como algunos insectos.

FISIOPATIAS

Los climas cálidos y secos provocan que las brácteas se abran rápidamente destruyendo la ternura de la parte comestible y la consistencia del fruto. Las alcachofas tienen un sabor amargo y son poco atractivas en apariencia.

El tiempo frío daña fácilmente a la alcachofa. A temperaturas cercanas o inferiores al punto de congelación (0º C), la parte más externa de las hojas del fruto tiende a ampollarse, proporcionando primero un aspecto blanquecino que luego se volverá de color marrón parduzco. Las lesiones superficiales causadas por el frío son estéticamente indeseables pero no perjudican para nada la calidad culinaria del fruto.


También aparecen daños físicos en este cultivo como consecuencia de magulladuras y compresiones ocasionadas por un mal manejo del cultivo, así como prácticas poco cuidadosas de recolección.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Pimiento (Capsicum annum L.).