Sandía (Citrullus lanatus Thunb.).

NOMBRE COMÚN O VULGAR

Sandia (español); Watermelon (ingles); pastèque (francés); Wassermelone (alemán); Cocomero (italiano); Melancia (portugués)

ORIGEN

Existen dos hipótesis sobre el origen de la sandía. La primera de ellas es que deriva de poblaciones silvestres de África, mientras que otros investigadores apuntan que es originaria de una especie de Cucurbitácea que crece silvestre en el valle del Nilo. Con toda probabilidad, se comenzó a cultivar en África, desde donde se dispersó por el Mediterráneo, Próximo Oriente y la India. Hasta el siglo XVI se tienen pocos registros sobre esta especie, pero a partir de esa época comienza a ser popular. La sandía llegó a América con la conquista del Nuevo Mundo.

FAMILIA BOTÁNICA

Cucurbitáceas.

DESCRIPCIÓN BOTÁNICA

La sandia se caracteriza por un sistema radicular ramificado en el que se puede diferencia una raíz principal profunda y unas raíces secundarias distribuidas superficialmente.

Se trata de una planta de porte rastrero que tiene la capacidad de trepar gracias a la presencia de zarcillos, pudiendo alcanzar una longitud de entre 4 y 6 metros.

Requiere de una polinización entomófila. Para mejorar el cuajado y la producción es muy recomendable instalar colmenas de abejas durante la fase de floración.

Su fruto tiene una corteza cuyo color puede variar según la variedad. El color puede ser uniforme (verde oscuro, verde claro o amarillo) o a franjas de color amarillento, grisáceo o verde claro sobre fondos de diversas tonalidades verdes. La pulpa del fruto también puede presentar varios colores (rojo, rosado o amarillo).

ECOLOGÍA

Clima

Temperaturas críticas para sandia en las distintas fases de desarrollo.



Suelo

La sandia se desarrolla bien en suelos fértiles, limo-arenosos o francos, ricos en materia orgánica, profundos, bien expuestos al sol y con buen drenaje, sobre todo en suelos arcillosos.

Es moderadamente tolerante a la acidez del suelo, siempre que el PH sea superior a 5,5.

También es moderadamente tolerante a la salinidad del suelo y del agua de riego.

TÉCNICAS DE CULTIVO.

Labores preparatorias

Labor de vertedera o subsolador.

Varios pases de grada de discos para desmenuzar el terreno, seguido de labores superficiales que dejen el terreno profundamente movido y mullido superficialmente.

Abonado.

Los requerimientos nutricionales de la Sandia son muy similares a los del Melón, aunque es habitual que se fertilice un poco menos.

En el caso de utilizar fertilizantes químicos, el nitrógeno de cobertera se debe aplicar en tres momentos del desarrollo de las plantas:

1)    Plantas con 20 cm.
2)    Antes de la floración.
3)    Cuando los frutos estén engrosando.

El fertilizante quimico recomendado para la aplicación de nitrógeno es el nitrato potásico.

Hay que tener en cuenta que el potasio aumenta el espesor de la corteza.

Es sensible a la carencia de magnesio.

Siembra y plantación.

La siembra se realiza de forma directa o bien mediante transplante de plántulas provenientes de semillero. Si se opta por esto ultimo se reducen las marras, se ahorra tiempo de uso del suelo (mejorando precocidad al aire libre), se disminuyen los riesgos y se evitan labores de aclareo de plantas.

El marco de plantación mas habitual es de 2 x 1 m para una densidad de unas 5000 plantas/Ha y de 2 x 2 o 4 x 1 para una densidad de 2500 plantas/Ha

El transplante en el hemisferio norte se realiza desde los meses de abril-mayo hasta junio-julio y en el hemisferio sur se realiza desde los meses de octubre-noviembre hasta diciembre-enero, según el clima y la variedad utilizada.

Operaciones de cultivo.

Escardas

Es un cultivo muy sensible a diferentes materias activas de la mayoría de los herbicidas comerciales. Por ello no se recomienda el uso de herbicidas y en su lugar se deben emplear escardas manuales o utilizar un acolchado (de plástico negro u otro material) para evitar la proliferación de las malas hierbas, sobre todo en sus primeras fases de desarrollo.

Protección de cultivo.

Una estrategia que adelanta considerablemente el desarrollo del cultivo es la utilización de mantas térmicas para cubrir las plantas recién transplantadas.
Mantas térmicas para mejorar precocidad del cultivo de Melón.

Riegos.

No le convienen los riegos excesivos, siendo muy recomendable el uso de riego por goteo. El riego por aspersión también es una alternativa recomendable, no asi con el riego por inundación si el suelo no tiene buena capacidad de drenaje.

Unos 3 o 4 días antes de la siembra o plantación se recomienda dar un riego abundante, restringiendo luego el riego para favorecer un buen desarrollo radicular.

Las máximas necesidades hídricas se dan en la fase de engrosamiento del fruto.

Recolección.

Se inicia a los 75-110 días de la nascencia

La recolección se realiza de forma manual y periódicamente cada 7-10 días. Se corta el fruto con navaja o cuchillo dejando el fruto con 2-3 cm de pedúnculo.

El rendimiento de sandía al aire libre oscila entre las 30 y las 50 t/Ha.

PLAGAS.

Araña roja (Tetranychus urticae)

Se desarrolla en el envés de las hojas causando decoloraciones y deformaciones de las mismas, las cuales presentan un color bronceado por el haz que se corresponde con la presencia en el envés de adultos, larvas y puestas de araña roja. Las temperaturas elevadas y la escasa humedad relativa favorecen el desarrollo de la plaga.

Mosca blanca (Bemisia tabaci)

Produce amarilleamiento y debilitamiento de la planta ocasionado por las larvas y adultos al alimentarse. Los daños indirectos se deben a la proliferación de negrilla sobre la melaza producida por el insecto que mancha y deprecia los frutos, quedando estos inviables para su comercialización.

Pulgones (Aphis fabae)

Sus picaduras producen salida de savia y paralización del crecimiento; las hojas se debilitan y deforman, rizándose y abarquillándose sobre sí mismas.
Los pulgones son vectores de virosis, pudiéndolos transmitir al alimentarse de una planta infectada a otra sana.

Minador (Liriomyza trifolii)

Los adultos producen picaduras en las hojas, apreciándose claramente las mismas en el haz como pequeños puntos blancos, y también las galerías realizadas por las larvas.

Trips (Frankliniella occidentalis)

Los daños son producidos por las larvas y adultos al alimentarse, afectando a cualquier órgano aéreo de la planta, que toma un aspecto plateado y posteriormente se necrosan. Los frutos suelen exudar savia por las pequeñas picaduras.



ENFERMEDADES.

Oidio (Erysiphe cichoracearum)

Afecta a toda la planta y particularmente a las hojas. Se manifiesta con manchas aisladas y circulares en estas, que se recubren con un micelio blanco de aspecto pulverulento por ambas caras. Estas manchas pueden llegar a cubrir toda la hoja. Con ataques severos las hojas amarillean, se secan y caen.


Fusariosis (
Fusarium oxysporum sp. niveum)

Causa podredumbre radicular y la muerte de la planta, observándose una marchitez, que puede llegar a afectar a parte de las rastras. Los haces vasculares del tallo se tornan de color pardo más o menos intenso, apareciendo a veces gotas de goma en el tallo.

FISIOPATIAS.

Rajado del fruto

En frutos pequeños se produce por un exceso de humedad ambiental, por un cambio de temperatura brusco o una mala ventilación. También influyen, pero en menor medida, las fluctuaciones de la conductividad eléctrica de la solución nutritiva.


Aborto de frutos

Puede tener lugar por un excesivo vigor de la planta, autoaclareo de la misma, mal manejo del abonado y riego, elevada humedad relativa, etc.

Asfixia radicular


Se produce aparición de raíces adventicias y marchitamiento general de la planta por un exceso de humedad que provoca ausencia de oxígeno en el suelo. Influyen los suelos demasiado arcillosos y con mal drenaje, alta salinidad en suelo y/o agua, elevada humedad ambiental, mal manejo del riego, etc.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Pimiento (Capsicum annum L.).