Caldo Bordelés



Preparado fundamentalmente preventivo contra enfermedades causadas por hongos (anticriptogámico) y también tiene propiedades bactericidas.

 
Es uno de los pocos productos autorizados en Agricultura Ecologica que tiene efectos bactericidas de amplio espectro.

INGREDIENTES.

La fórmula clásica del caldo bordelés es la siguiente:

  • Sulfato de cobre: 1 kilogramo
  • Cal viva: 0,7 kilogramo
  • Agua: 100 litros

Para su preparación se requiere de dos recipientes de material plástico y nunca hay que utilizar recipientes metálicos para que no se produzca reacción del sulfato o de la cal viva con ellos.

PREPARACIÓN.

En el primer recipiente se empiezan a disuelve un 1 kg. dé sulfato de cobre en 10 litros de agua.

En el segundo recipiente, se apagan 0,7 Kg. cal viva en 8 litros de agua. Una vez que la cal viva esta apagada, se deja reposar hasta que se enfríe. Cuando ya se ha enfriado se sigue agregando agua hasta completar 90 litros que quedaban.

Debe tenerse cuidado de no agregar más agua mientras la cal se está apagando, pues aunque parezca que esto no tiene importancia, puede alterarse su natural proceso de hidratación y perjudicar el resultado de la preparación.

De acuerdo con lo dicho, la cal debe apagarse con exceso de agua y una vez apagada y completados los 90 litros se agita bien con un palo y se procede a filtrarla pasándola por un tejido metálico fino o por una tela de arpillera con objeto  de separar las partículas gruesas que siempre quedan.

Una vez disueltos los dos preparados, en otro recipiente de mayor capacidad se hecha primero la solución de cal y luego lentamente la solución de sulfato de cobre.

MUY IMPORTANTE: SIEMPRE hay que verter primero la solución de cal en el recipiente de mezcla ANTES que la solución de sulfato de cobre y NUNCA al reves.

La solución mezclada debe tener un color azul celeste.

UTILIZACIÓN.

Se debe colar antes de aplicarlo.

La aplicación debe realizarse poco tiempo después de haberse realizado el preparado. Como máximo debe utilizarse un día después.

Para leguminosas como judías, lentejas, garbanzo, entre otras se recomienda en proporción 1:1, es decir, un litro de caldo por uno de agua.

Para cebolla, tomate, remolacha, ajo 3:1, tres litros de caldo por uno de agua

Para tomate, zanahoria o patatas con más de 30cm de altura se debe aplicar 2:1 dos de caldo por uno de agua.

No debe aplicarse sobre plantas o arboles jovenes porque se corre el riesgo de quemarlos por contacto.

No existe una receta única para estos caldos y los usos son múltiples.

PRECAUCIONES.



El caldo bordelés puede ser nocivo por inhalación y contacto, pudiendo además producir lesiones oculares graves, por lo que hay que manejarlo con las debidas precauciones.
Tanto a la hora de fabricarlo como de aplicarlo (incluso si se hace desde tractor) es preciso utilizar un equipo compuesto por:

  • Buzo tipo 5-6 (con marcado CE en la etiqueta).
  • Guantes de protección frente a riesgo quimico.
  • Mascara completa con filtros quimico o casco con ventilación asistida.
  • Botas de seguridad con protección frente a riesgo quimico.

Además, hay que tener mucho cuidado con los restos que queden ya que puede provocar a largo plazo efectos negativos en el medio ambiente acuático.

A la hora de limpiar posibles derrames o vertidos accidentales hay que cubrir el producto con serrín, arena o tierra seca, barrerlo e introducirlo en un recipiente seco, taparlo, identificarlo y depositarlo en lugar autorizado. Nunca hay que limpiar la zona contaminada con agua.

El plazo de seguridad oscila entre los 3 y los 15 días, dependiendo de los cultivos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Pimiento (Capsicum annum L.).