Decocción de Cola de Caballo



La cola de Caballo menor (Equisetum arvense) sirve para prevenir la mayor parte de las enfermedades criptogámicas (hongos) del mundo vegetal. Su acción se basa en la elevada cantidad de ácido silícico que elabora y concentra esta planta en sus tejidos.

Aproximadamente 1 Kg. De planta fresca equivale a 100 g. de planta seca.


Preparación.

Hervir lentamente 500 g. de cola de caballo seca en 10 litros de agua de lluvia (o agua sin cloro) durante 30-40 minutos. Unos 10 minutos después de la ebullición se suele añadir 50 g. de ceniza de madera. Se filtra y se deja reposar de 1 a 2 días hasta que aparezca un olor a descomposición. Cuando se llega a este punto, se diluye en agua de lluvia hasta completar un volumen de 100 litros.

Utilización.

Con la preparación descrita pueden realizarse dos tipos de tratamientos: en el suelo y en las plantas.

Los tratamientos han de realizarse siempre por la mañana, antes de las horas de pleno sol.

Para facilitar la adhesión de la sílice a la superficie de las plantas se puede añadir medio litro de leche por cada 10 litros de producto.

TRATAMIENTO DEL SUELO:

Mejora directa del suelo:

La estrategia es tanto la mejora como el fortalecimiento de las plantas potencialmente susceptibles al ataque de hongos. Debe aplicarse el preparado de forma regular para notar una mejoría significativa.

En otoño e invierno se puede tratar preventivamente el suelo con la decocción de cola de caballo, sobre todo en los lugares donde cada año se observan enfermedades.

Si se trabaja en tierras frías y húmedas, que son sensibles a las enfermedades criptogámicas, se aconseja pulverizar el suelo con 30-40 litros por hectárea de la dilución de cola de caballo.

El preparado de cola de caballo es muy útil para proteger a las semillas y los esquejes del ataque de hongos.

En verano se puede pulverizar el suelo y todos los cultivos con una decocción de cola de caballo. Si hay alguna enfermedad asociada a hongos (del suelo o aéreos) se debe realizar la pulverización una vez al día durante tres días seguidos.

En invernaderos, como estrategia de prevención frente al ataque por enfermedades causadas por hongos del suelo, se puede añadir 1 litro de decocción por cada 10 litros de agua de riego.

TRATAMIENTO DE LAS PLANTAS.

Cultivos herbáceos y hortícolas.

Pulverizaciones periódicas de decocción diluida de cola de caballo ayudan a combatir enfermedades asociadas a hongos que estén presentes en el cultivo durante todo su ciclo.

En tiempo cálido y húmedo, se podrá pulverizar sobre las hojas. Sin embargo, no hay que hacerlo cuando el tiempo sea cálido y seco.

Para facilitar la adherencia de la decocción de cola de caballo a las coles, se puede mezclar con un poco de arcilla.

Contra la roya y las infecciones por hongos en la base de la planta cultivada se puede realizar un tratamiento con  con decocción de cola de caballo sobre las plantas afectadas durante ocho días seguidos y una vez cada día.

Cultivos leñosos.

Como prevención, en otoño, se pulveriza la decocción diluida sobre los árboles frutales, los arbustos de bayas y sobre la viña, antes de que las hojas se caigan por completo. La operación se debe repetir en primavera desde el momento en que se produce el desborre de las yemas durmientes, sobre todo si el invierno ha sido húmedo y suave.

De forma curativa, se aplica una decocción diluida (200 g. de planta seca por 10 litros de agua y diluido hasta 100 litros) a razón de 1 litro por árbol frutal y 50 litros por hectárea de cultivo (árboles frutales de baja estatura). Se puede añadir algún ingrediente a la decocción que facilite la adherencia del preparado al árbol como puede ser escamas de jabón neutro o leche (1/2 litro x 10 litros decocción).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Lucuma (Pouteria lucuma)