Dilución de agua y jabón.



El jabón negro o potásico se utiliza en pulverización sobre las plantas cubiertas de algún parasito o plaga, a los que mata por asfixia, taponando los poros respiratorios de los insectos. Es un preparado totalmente biodegradable que puede utilizarse como complemento de otros preparados a base de plantas y previamente a otros preparados a base de productos más radicales, como la rotenona o la piretrina.

PREPARACIÓN.


Para prepararlo hay que diluir el jabón negro en agua templada y después añadirle agua fría. La cantidad de agua fría variará en función de la plaga que se trate, oscilando entre el 1% contra mosca blanca y polillas y entre el 2 y el 3% para pulgones, trips y cochinillas. Se puede añadir una cucharada de aceite comestible (nunca aceite de palma que reduce la eficacia del preparado) para limitar la formación de espuma. Es muy importante que el agua de la mezcla sea neutra o ligeramente acida, no calcárea y sin cloro.

UTILIZACIÓN.


Este preparado de jabón se aplica pulverizándolo abundantemente sobre las plantas, preferiblemente al atardecer. A las 24 horas de su aplicación empiezan a verse los resultados.


Añadido a un producto de tratamiento (caldo bordelés, azufre, rotenona,…) facilita su dispersión en finas gotitas y su fijación sobre las partes a tratar (hojas, ramas, tronco), mejorando la eficacia del tratamiento realizado.


Para este uso hay que añadir cinco cucharadas soperas (75-100 g) de jabón líquido por cada 10 litros de producto de tratamiento. No es aconsejable con tratamientos que lleven cobre.

Más efectivo con aguas blandas.

TRATAMIENTOS.

Es necesario empapar al insecto para que sea efectivo. Se debe aplicar a ultima hora de la tarde, cuando empieza a perder intersidad luminosa el sol.


Mosca blanca y polillas:


Los síntomas de esta plaga son la aparición de marcas de succión en las hojas del cultivo atacado y una excreción importante de mielato. Se aplica la dilución jabonosa de manera abundante durante dos o tres días.

Pulgones.


Se desarrollan sobre todo en tiempo cálido y seco. Las hojas se decoloran, se enrollan y se contraen. Los brotes se desarrollan poco. Hay una deposición de mielato que atrae a las hormigas que, además, protegen a esta plaga de sus depredadores naturales. El tratamiento hay que hacerlo de manera inmediata en cuanto se empiezan a apreciar los primeros síntomas.

Trips y Cochinillas.


Provocan debilidad en las plantas lo que hace que les cueste trabajo desarrollarse. Para el tratamiento se añade a la dilución jabonosa alcohol de quemar (1/2 litro por cada 10 litros de dilución).

CONTRAINDICACIONES.

Puede afectar a ácaros predadores y a insectos beneficiosos de caparazón blando.

Puede causar quemaduras con sol directo. .

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Granadilla (Passiflora ligularis)

Lucuma (Pouteria lucuma)